Ganancias: cuánto se pagará y por qué crecerá la carga sobre el salario

Fuente: Archivo
La actualización del esquema impositivo quedó por debajo de la inflación; qué puede deducirse
Silvia Stang
(0)
19 de enero de 2020  

Un empleado que tiene a su cónyuge y a sus dos hijos a cargo y que cobrará una remuneración bruta mensual promedio de $150.000 en 2020, pagará por Ganancias $140.872,11 en el año. El descuento mensual promedio será, entonces, de $11.739,34, cifra que equivale a un 9,4% del sueldo neto de aportes a la seguridad social, o a un 7,8% del salario bruto.

¿Cómo podría compararse eso con el tributo de 2019? Si se asume, solo a los fines de este ejercicio, que el ingreso de este año de este asalariado será un 42,5% superior al promedio de los últimos 12 meses (un porcentaje en línea con la inflación esperada para este año por los economistas), entonces, con un salario bruto de $105.200 mensuales, el impuesto fue de $71.681, un promedio mensual de $5973, que representan un 5,68% del sueldo bruto o un 6,84% del neto. La conclusión es que se produce un incremento de la carga fiscal, medida como porcentaje del descuento de Ganancias sobre el salario, aun cuando no se produzca una mejora del poder adquisitivo.

Si el mismo asalariado declara como deducción un gasto de alquiler mensual de $25.800 y pagos a la persona que trabaja en su departamento (y contribuciones sociales por ese vínculo laboral) por $20.000 al mes, en tal caso el impuesto de este año será de $70.147,25, con un descuento mensual promedio de $5845,60, equivalentes al 4,7% del salario neto, o al 3,9% del bruto. Si en 2019 el ingreso promedio fue de $105.200 y se hicieron esas deducciones, el tributo fue de $20.889, con un descuento mensual de $1740,75: un 2% del sueldo neto o un 1,65% del bruto.

A partir de este mes se aplica un esquema de Ganancias con valores actualizados, en función de lo que dispone la ley, para hacer el cálculo. Los montos libres del impuesto (que definen el llamado mínimo no imponible, pero cuyas variaciones impactan en cuánto le afecta el gravamen a todos los asalariados que tributan) y también los valores de las tablas que definen (en función de rangos de ingresos) qué alícuota se aplica, suben en función de la variación de un índice salarial, el Ripte, entre los meses de octubre previos. Esta vez, esa actualización quedó muy por debajo de la inflación, sobre todo en lo referido a la parte del ingreso no imponible (dadas las medidas excepcionales que se habían establecido el año pasado para aliviar el tributo).

En los primeros meses los asalariados notarán por lo general un alivio en la carga, pero, a medida que avance el año y se reciban recomposiciones, la presión fiscal subirá. Y, a igual poder adquisitivo en comparación con 2019, el descuento del salario será superior.

Un empleado soltero y sin hijos que este año cobre un salario bruto mensual promedio de $80.000, tributará en todo el período $12.663,64. El impuesto mensual promedio, de $1055,30, representa el 1,6% del sueldo neto de aportes a la seguridad social, o un 1,3% del salario bruto.

Si se asume como hipótesis que este año percibirá, en promedio, 35% más que en los últimos 12 meses, entonces puede calcularse que la remuneración promedio de 2019 fue de $59.260. En este caso, el impuesto fue de $2450 en el año, con un descuento mensual de $204, equivalentes a 0,34% del salario bruto o a 0,41% del neto, porcentajes inferiores a los estimados para este año.

Un ejemplo referido a alguien que declara deducción solo por un hijo (esto puede darse porque es soltero, porque es casado pero su cónyuge trabaja y tiene ingresos, o porque en realidad tiene dos hijos pero comparte con su cónyuge la deducción, lo que equipara su situación fiscal a la de tener un hijo). En este caso, con un salario bruto promedio mensual en 2020 de $100.000, se tributará en el año una cifra de $41.420,89, equivalente a $3451,7 mensuales, en promedio; es un 4,2% del salario neto o un 3,4% de la remuneración bruta.

Tomando la hipótesis de que este año el ingreso será un 30% mayor, entonces en 2019 se tributó el 3,25% del salario neto (o 2,7% del bruto). Así, aun con una clara caída del poder adquisitivo, el peso del descuento impositivo se incrementa.

Por este año, el salario más bajo alcanzado por Ganancias en el caso de un trabajador soltero y sin deducciones por hijos ni de otro tipo es de $55.261. La cifra es neta de aportes a la seguridad social, representa un promedio mensual para el año e incluye el proporcional del aguinaldo. Para quien declara deducciones por cónyuge y dos hijos, el ingreso más bajo alcanzado es de $73.102.

Hay que tener en cuenta que están alcanzados por el impuesto el aguinaldo, los bonos y otros adicionales. Y estará gravado el incremento decretado días atrás por el Gobierno, que deberán pagar las empresas y que será, en bruto, de $3000 este mes y de $4000 en los meses siguientes.

El impuesto a las ganancias se calcula sobre el salario neto de aportes y luego de descontarse los importes deducibles generales fijados por ley. Luego, también se restan las cifras que correspondan por deducciones declaradas. Las permitidas y sus topes para 2020 son las siguientes:

  • Cónyuge: se deducen $115.471,38 anuales, con la condición de que la persona no tenga ingresos (si los tiene, deben ser muy bajos, de hasta $123.861,17 en todo 2020).
  • Hijos: lo deducible es un importe de $58.232,65 por persona, que debe ser menor de 18 años o estar incapacitada para el trabajo. La deducción al 100% la puede hacer solo uno de los padres o pueden compartirla, deduciendo el 50% del valor cada uno.
  • Alquileres: se deduce el 40% de lo pagado y hasta un límite de $123.861,17 por todo este año. No es compatible con la deducción por intereses de créditos hipotecarios.
  • Intereses de créditos hipotecarios: solo se deducen $20.000 al año; es una cifra que lleva décadas sin actualización. No es compatible con la deducción por alquiler.
  • Pagos al personal de servicio doméstico: se deducen las cifras pagadas al personal y las contribuciones, con un tope anual de $123.861,17.
  • Honorarios por servicios médicos: se deduce el 40% de lo efectivamente pagado, con un límite equivalente al 5% del salario neto.
  • Cuotas de medicina prepaga: se informa lo pagado, peso se aplica como deducción un tope equivalente al 5% de la ganancia neta
  • Seguros de vida, cuotapartes de fondos comunes de inversión que sean ahorros para el retiro: se deducen, por 2020, hasta $18.000.
  • Gastos de sepelio del contribuyente o de familiares declarados a cargo: solo es deducible una cifra de $996.
  • Donaciones al fisco o a entidades autorizadas por la AFIP: el tope de lo deducible equivale al 5% de la ganancia neta del trabajador.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.