Grecia y la Argentina: parecidas, pero no tanto

Las diferencias de dos crisis que se lucen similares y no lo son
Las diferencias de dos crisis que se lucen similares y no lo son
Cristian Folgar
(0)
5 de julio de 2015  

¿Qué diferencias o semejanzas tiene la crisis griega con la que vivió nuestro país en 2001? El corralito y el default griego parecen ubicar a esta crisis cerca de la nuestra, pero no es tan parecida.

La Argentina tenía un régimen de convertibilidad del peso con el dólar; Grecia utiliza el euro y ya no circula el dracma. Grecia está en la situación que hubiésemos estado si dolarizábamos. Al dólar lo administra la Fed y al euro el Banco Central Europeo. Grecia es parte de ese banco, pero no lo controla.

Al definir su política económica, Grecia toma como dada la política monetaria del BCE. Para tener una política monetaria autónoma el país "sólo" tuvo que dejar la convertibilidad; para volver al dracma Grecia tiene que abandonar la zona euro, con lo que eso implica en lo político.

La Argentina luego de la crisis volvió a crecer; Grecia hace mas de cinco años que busca una salida. En 2001, el país tenía superávit primario pero déficit financiero por el peso de los intereses de la deuda. Luego del default y la devaluación la economía creció. Con menos intereses y crecimiento se logró rápido el superávit fiscal. Cuando empezaron sus problemas Grecia tenía déficit primario y financiero. No le alcanza con resolver el problema de la deuda, tiene que resolver el problema de competitividad de toda su economía.

Ahí esta el gran desafío de Grecia. Dentro de la zona euro pasa algo parecido a lo que los economistas argentinos conocemos como estructura productiva desequilibrada. El agro es tan competitivo que determina el tipo de cambio real afectando a la industria que es menos competitiva. La industria local no es necesariamente ineficiente, pero así luce al lado de la competitividad del campo.

En Europa, Alemania gravita sobre el valor relativo del euro, pero ese tipo de cambio le quita competitividad a Grecia. No le venden nada a nadie. No se trata que los griegos sean incompetentes, son mucho menos productivos que los alemanes, pero la moneda es la misma para ambos. Europa tiene el problema de una estructura de productividad y competitividad desequilibrada entre países.

¿Cómo puede corregir Grecia esta diferencia sin hacer política monetaria? Tienen que bajar los precios internos en euros, algo que es resistido por la sociedad. ¿Cuál es la otra opción? Dejar el euro y volver al dracma. Los griegos mantendrían precios nominales en dracmas, pero se depreciaría frente al euro. Por ambos caminos los precios internos medidos en euros bajarían.

Si Grecia consigue financiamiento compra tiempo pero no resuelve la cuestión de fondo. El BCE aplicó en estos años una política monetaria expansiva, que no terminó de resolver los problemas de los países menos competitivos.

La Argentina y Grecia muestran dos cuestiones a tener en cuenta. Una es que los desafíos que tiene una economía que no puede hacer política monetaria no siempre son soportados por la sociedad. La otra es que la lluvia de moneda (pesos o euros) no determina ni el crecimiento ni el desarrollo de una sociedad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.