Innovación: una mirada diferente sobre las cosas para romper los paradigmas

Paulo Caratti (PwC Argentina), José Del Rio (LA NACION) y Ariel Fleichman (Strategy)
Paulo Caratti (PwC Argentina), José Del Rio (LA NACION) y Ariel Fleichman (Strategy) Crédito: Fabián Malavolta
En un evento organizado por LA NACION, ejecutivos de empresas y referentesde las nuevas tendencias analizaron cómo se renuevan los negocios y las estrategias
Lucila Lopardo
(0)
30 de junio de 2019  

En el escenario del auditorio del Hotel Four Seasons, dos grandes ojos que se abrían y cerraban recibían a los asistentes de la quinta edición del evento sobre innovación, un espacio creado por LA NACION para entender cómo piensan, qué hacen y qué observan aquellos que lograron romper moldes en sus lugares de trabajo.

"Muchos piensan que es humo". Fue una de las frases que se escucharon en boca de distintos oradores, quienes se encargaron de demostrar que la innovación no es algo superficial, sino una cualidad que permite a las firmas ser más eficientes, ágiles y hasta más rentables. Aunque para muchos aún resulta un concepto abstracto, lo cierto es que hay metodologías y procesos que hacen que una organización sea más innovadora que otra.

Solo por nombrar un caso, el índice de innovación global que publica Bloomberg desde hace 7 años -en 2019 el primer puesto se lo llevó, por sexto año consecutivo, Corea del Sur por su cantidad de patentes registradas- califica a las economías según su grado de innovación, a partir de 7 indicadores. Entre esos factores analizados se destacan la inversión en innovación y desarrollo (I+D), la capacidad de fabricación de bienes y la cantidad de empresas públicas de alta tecnología. En rigor, son "docenas de criterios" los analizados para elaborar el ranking final.

No hay una receta universal para la innovación. En cada compañía o equipo serán distintos los procesos que será necesario ajustar para alcanzarla. Sin embargo, durante la mañana del evento organizado por LA NACION, varios especialistas dieron consejos y contaron en primera persona cómo alcanzaron la meta de tener una mirada innovadora.

1. La meta de armar el rompecabezas digital

El primer panel estuvo a cargo de Paulo Caratti, socio del área Digital Services en PwC Argentina, y Ariel Fleichman, socio de Strategy de la misma compañía. En diálogo con José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION, contaron cómo evolucionaron las organizaciones en pos de la innovación. "La transformación digital está cada vez más mezclada con la estrategia general; es difícil hoy pensar el negocio digital separado del negocio físico, tradicional", definió Caratti. Para armar esta nueva organización, Fleichman explicó que la clave está en "romper hilos".

"No puede haber alguien que mira al cliente, otro que se dedica a la parte de ventas y otro a la tecnología porque cuando llegás a la solución es tarde. La clave tiene que ver con romper los hilos y trabajar de forma transversal. Trabajar todos juntos con más velocidad de una forma más ágil", definió. Aunque no hay una receta única, desde PwC afirman que hoy el foco de los CEO está en hacer un upgrade en las capacidades. "Esto se transformó en la principal limitante y en lo que ahoga a la innovación. No podés tener una cultura que fomente la innovación. Hay que accionar para tener un talento que esté al día y tenga las habilidades necesarias para llevar todo esto a la práctica", explicó Fleichman.

Caratti agregó que las organizaciones deben "apostar a capacitar y generar desafíos", porque esos procesos generan efecto contagio y "la gente se sube al barco". "Es una combinación, porque también hay un montón de conocimiento dentro de la compañía que es valioso. Cuando alguien vive el proceso para hacer algo creativo, aunque sea corto, se entusiasma", destacó.

Hacia el final de la charla, Caratti dijo que para empezar a innovar "no hacen falta ni decenas de millones de dólares ni proyectos multianuales a 10 o 5 años. Hay que ponerse objetivos cortos y empezar a cambiar la cultura". Para esto, juegan un rol fundamental las métricas.

Crédito: Fabián Malavolta

"Las métricas cambian con velocidad y esto es porque el consumidor cambia de forma rápida", explicó Fleichman, quien aclaró que, por ejemplo, el NPS -que mide cuán proclive está el consumidor a recomendar una experiencia- está en jaque porque "no permite actuar en el momento real y no promueve experiencia. Hoy se impone el ROX (return of experience, por sus siglas en inglés).

"Mide también experiencia de empleados. Un estudio del MIT demostró que las empresas donde los empleados están contentos tienen una rentabilidad superadora", dijo Fleichman. Y concluyó: "El rompecabezas digital tiene que ver con todas las piezas: estrategia, cultura, organización, talento y sistema de métricas que alimente el proceso. No podés mirar una parte sola, sino todo el mundo digital y meterlo en todas las partes de la organización."

2. No dejarse llevar por preconceptos

"En la cabeza de cada cliente, la palabra innovación ocupa un lugar distinto", definió Nicolás Pimentel, cofundador de +Castro y consultor en innovación y transformación cultural. Pimentel es pionero en innovación corporativa, en la que trabaja hace diez años. Entre otros programas in company, cocreó Disney Labs para Disney Latam y el Google Digital Studio para Google Argentina.

"Innovación es un término que se empezó a 'padelizar'. Hay clientes que me han dicho cosas como: 'innovación, la probamos y no anduvo', como si fuera un producto", contó Pimentel. Según agregó, aunque entiende que la palabra puede estar "gastada" es "un término clave y necesario no solo en empresas, sino también en la vida profesional.

Es por esto que se propuso armar un "antimanual de innovación", un camino a seguir para garantizar que el proceso llegue a puerto y no se convierta en una inversión superficial sin resultados para el negocio.

"Tener una sala lab, canchera, no transforma a una empresa en un Google o Amazon de este mundo". "El efecto Elida Ponds Institute no funciona en la vida real". Y "si el design thinking no se transforma en design doing termina en design cajoning", fueron algunas premisas que expuso Pimentel en su presentación y que despertaron risas en el auditorio.

"Si quieren acercarse a este mundo les digo dos cosas: lo único seguro es el cambio y el peor pecado es quedarse quieto. Todavía falta mucho, vienen años de cambios; es importante poner el usuario en el centro y trabajar en modelos de colaboración, aprender e iterar porque innovación llegó para quedarse", concluyó.

3. Repensar modelos establecidos

Para muchas empresas, innovar implica dar un paso importante no solo por la transformación cultural y de metodología interna, sino por el modelo de negocios. Carlos Galmarini, director de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Ford Argentina contó que la industria automotriz está atravesando un proceso de cambio como no ocurría desde hace 100 años. Hoy se enfrentan problemas como el de la movilidad, que obliga a pensar en sistemas de transporte inteligentes; el medio ambiente y la necesidad de preservarlo (punto en el que insisten los clientes), y el avance de tecnologías como la inteligencia artificial o el análisis de datos.

"Desde Ford estamos trabajando fuerte para ser parte del nuevo negocio de la movilidad", confirmó.

"Estamos frente a un cambio de paradigma; grandes compañías le hablaron al productor y nosotros nos proponemos tener esta conversación con el consumidor", explicó Nicolás Loria, líder de Marketing Digital para la Región Cono Sur de Corteva Agriscience, compañía que nació el 3 de junio de 2018 de la unión de Dow y Dupont.

"En el campo, el productor argentino se posiciona como una de las industrias globalmente más competitivas, les vende al mercado chino y al europeo y necesita ser eficiente y para eso necesita innovar", definió Loria. Y dijo que el desafío para la industria agropecuaria está en desarrollar la infraestructura y la conexión necesaria para el flujo de datos. "Necesitamos capacidad de conexión inmediata y compartir sistemas. El desafío que viene es el de la colaboración", explicó.

Álvaro Hidalgo, presidente de la Fundación Weber, viajó desde España para estar en la mañana dedicada a la innovación. La Fundación Weber trabaja en la industria de la salud. "Lo que hacemos es valorar innovación farmacéutica y sanitaria desde el punto de vista holístico desde la inversión y lo que aporta valor a la sociedad", explicó Hidalgo. Y destacó que en este sector la "innovación es altamente disruptiva". "Tenemos inmunoterapia que permite cronificar enfermedades como la leucemia o el melanoma. Y también vamos a hacia una medicina personalizada, que nos permita ver qué mutación afecta a cada paciente", describió y agregó: "Estamos avanzando en que haya un medicamento a medida para cada persona. Pero es tan importante generar el medicamento como el acceso a tests genéticos para identificar lo que afecta a cada persona".

4. Revisar el marco normativo

El Centro de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) se propuso en 2017 brindar información sobre un tema disruptivos que atraviesa la economía local: "la plataformización del mercado". Esta iniciativa derivó en un estudio que, entre otros resultados, revela que las personas que generan ingresos a partir de una plataforma y aplicación equivalen al 1% de la población ocupada.

"Son 160.000 trabajadores sin incluir los que generan ingresos por Mercado Libre", indicó Javier Madariaga, investigador asociado del programa de Ciudades del Cippec y quien estuvo a cargo de la investigación.

Madariaga explicó que el trabajo se fijó el objetivo de brindar "información a una discusión que se daba en visiones utópicas y catastróficas". "Todo era amor odio, pero sin datos", definió. Y agregó que los resultados demuestran que "las plataformas tienen un rol de contención social que es importante y hoy desafían las regulaciones laborales".

Desde lo público, dijo, debería haber mayor velocidad para dar soluciones. Aclaró también que, a diferencia de lo que establecen las empresas, el estudio revela que los trabajadores del sector no son, en su mayoría, part time, sino que la mitad trabajan 45 horas por semana.

"Celebramos el trabajo del Cippec", dijo Felipe Fernández Aramburu, responsable de Desarrollo de Negocios para Uber, aplicación utilizada por más de un millón de personas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Agregó: "La innovación empuja a repensar la legislación. El acceso a las oportunidades está y el siguiente paso es que se discuta un nuevo modelo". Y definió que el trabajo consiste en desaprender: "En la adaptación a cada contexto hay que aprender y desaprender qué funciona en cada mercado", dijo.

5. Pedir ayuda para desaprender

¿Cómo se inicia un proceso de innovación? Es la pregunta que se trató de responder en uno de los paneles, en el que estuvieron Felipe Miguel, jefe de gabinete de ministros del gobierno de la ciudad de Buenos Aires; Antonella Di Santo, coordinadora de Innovación en la Red de Innovación Local, y Patricia Pedrini, líder de la Práctica de Innovación de Guitart Partners.

Pedrini explicó que lo primero que se hace cuando llega un cliente que busca llevar innovación a su negocio es darle contenido. "Muchas veces vienen con ideas de transformación digital, o también con el apuro que les traen las nuevas generaciones. Existe una presión entre la cultura tradicional corporativa, las nuevas generaciones y las demandas del cliente", describió. Y dijo que lo fundamental es plantear la innovación como estrategia de crecimiento.

Crédito: Fabián Malavolta

Di Santo trabaja en municipios, con procesos que se proponen que el funcionario salga del escritorio y pase a un modelo más interactivo con los ciudadanos.

Para Miguel, innovar "es transformar la realidad generando soluciones que permitan que los ciudadanos vivan mejor". Para esto, dijo, en la ciudad de Buenos Aires se propusieron no evitar los cambios y encarar procesos de transformación que llevaron a, por ejemplo, modificar seis códigos en un año y a invertir en el desarrollo de herramientas inteligentes, como la app Fila Cero, para evitar la espera para hacer trámites.

6. Simplificar experiencias

El 20 de mayo de este año, la empresa Auth0, que provee una plataforma para autenticación y autorización de aplicaciones web, móviles y legales, se convirtió en el quinto unicornio argentino, es decir que recibió una valuación de mercado que llegó a US$1000 millones.

En un mano a mano con José Del Rio, uno de sus cofundadores, Matías Woloski, contó la historia de la empresa y trató de desmitificar algunas creencias sobre la innovación.

"Muchas veces se piensa que innovar es hacer un cohete o algo que no existe", bromeó. Y contó: "Lo que hicimos nosotros era algo que no existía, pero no es que inventamos una cosa nueva, sino que simplificamos una experiencia, en este caso para el programador. Todos los días, empresas como Uber o Airbnb simplifican experiencias".

Woloski destacó el conocimiento como otro de los puntos importantes al momento de pensar nuevas soluciones. "Yo no podría arrancar un emprendimiento sobre algo respecto de lo cual no sienta que entiendo cuál es el problema", sostuvo. Y destacó que con su socio, antes de fundar Auth0, había escrito un libro dedicado a la problemática de la autenticación. Y concluyó: "Innovar es obsesionarse con un problema y resolverlo de una forma en que nadie lo haya hecho hasta ahora".

7. Con la misión de romper moldes

Maquetas de más de 100 metros cuadrados. Dibujos animados pensados y estudiados especialmente para niños de cero a cuatro años. La creación de carne sintética a partir de células madre o hasta garantizar la mejora en el proceso de polinización de las abejas gracias a la intervención científica. Estos emprendimientos innovadores se convirtieron en negocios y sus impulsores los presentaron en la quinta edición del evento de Innovación.

Ricardo Martínez es el CEO de United Scale Arts, una empresa que desde hace 30 años fabrica y exporta maquetas desde la Argentina y en la que trabaja con su mujer y sus hijos. Hoy, su trabajo más importante es una representación de América Latina: se expone en la exposición Gulliver's Gate, en Times Square, Nueva York. "La innovación la vemos como la mezcla de cosas que pasan en el mundo, pero que te plantea una idea que te lleva a una nueva posibilidad. En nuestra empresa, en lo humano, nuestro capital más grande es la gente que trabaja", definió.

Javier Anaya es el director de Sense of Wonder y el creador del canal de YouTube Leoncito Alado, que alcanzó más de 650 millones de visitas y 1,9 millones de suscriptores: en 2017 fue distribuido por Netflix. Anaya explicó que el proyecto lo llevó a plantear parámetros desde lo audiovisual del público: "De cero a dos años, los chicos tienden a lo redondo, a lo brillante, a la mirada expresiva, a los brazos abiertos. Hay mucho del manejo audiovisual para entretener a los niños", contó.

Carolina Blüguermann es licenciada en Ciencias Biológicas por la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y doctora en Química Biológica. Hizo ambas carreras en la UBA y hoy se desempeña como chief science officer de Granja Celular, una firma que produce carne a partir de células madre. "A muchos científicos nos pasa que estamos con desarrollos buenos y es difícil llevarlo a los negocios. Cuesta la etapa de encontrar el nicho porque no hay tantos lugares", contó. Y destacó el trabajo realizado para su emprendimiento, por Grid Exponential, un company builder que crea empresas a partir de vincular a emprendedores con científicos.

Beeflow nació de la unión que generó Grid Exponential entre Matías Viel, su actual CEO, y dos investigadores del Conicet: Pedro Negri y Agustín Sáez, expertos en la biología de abejas. La empresa cerró una ronda de inversión por US$3 millones con uno de los fondos de inversión en agro más importantes del mundo. El equipo de Beeflow está conformado por siete personas, pero esperan ser 20 hacia fines de 2020.

"Hoy alimentamos a las abejas con células orgánicas hechas en la Argentina. Esto mejora ineficiencias de la polinización y entrenamos a las abejas para que vayan a flores específicas", explicó. Y concluyó: "Creo que todos nosotros tenemos en común pensar en grande. Queremos generar impacto desde nuestro lugar, y eso nos une".

8. El desafío de saber administrar el tiempo

"¿Cuál es la materia prima de la innovación?", preguntó Martina Rua, periodista especializada en innovación y coautora del libro La fábrica de tiempo, referido a la productividad personal.

"Las 24 horas no alcanzan, todos decimos 'no me alcanza el tiempo'. ¿Cómo pensamos innovación cuando el tiempo es limitado?", preguntó al auditorio. Rua mencionó claves para pensar mejor cómo manejar el tiempo. Dijo que "el cuándo es casi tan importante como el qué". Y recomendó registrar cuáles son sus momentos, el pico de productividad, los valles y las horas de recuperación. También llamó a hacer planificaciones realistas. "La planificación mágica nos aleja de la realidad; lo que tenemos que hacer es partir las cosas en pequeñas, específicas, medibles, alcanzables, esto es lo que se conoce como técnica smart", definió.

Luego, habló de dos "superpoderes" que se pueden cultivar para ganarles la batalla a impulsos externos, que hoy, más que nunca, están dominados por las nuevas tecnologías.

Estos "superpoderes" consisten en hacer foco en un mundo de distracciones y saber qué priorizar. "Hay que ir hacia una productividad equilibrada. Esas son las personas que trabajan cada vez mejor. Hay que usar el tiempo de manera que nos dé sentido. Cuando les preguntan a quienes están a punto de morir de qué se arrepienten, dicen que de haber trabajado demasiado, de no haberse animado a expresar sentimientos y de no haber pasado el tiempo con amigos y familia. Esto alarga la vida", concluyó.

9. Pensar soluciones a grandes problemas

Sofía Terrile, periodista de LA NACION, habló sobre la innovación puesta al servicio de solucionar problemas con productos y servicios que generan ingresos y son negocio. "Sé que en la Argentina a veces pensar en estas soluciones no es fácil, con corridas cambiarias, tasas altas y cortes de luz masivos de por medio. Pero vamos a ver si estos ejemplos nos ayudan a inspirarnos", invitó Terrile. Entre los problemas que mencionó, habló de la lucha contra "influencers quejosos" y, a partir de esto, de la creación de la primera influencer robot: Miquela Sousa, "Lil Miquela". "Ella tiene 19 años, vive en Los Ángeles, está preocupada por los temas sociales y tiene 1,6 millones de seguidores en todo el mundo", contó. Y explicó que se trata de una imagen generada por computadora e ideada por la agencia estadounidense Brud.

Otro problema que mencionó fue "dormir mal". "Philips reveló que el 64% de los argentinos padecen 'insomnio, ronquidos, apnea o algún otro trastorno del sueño'. Las razones son las preocupaciones económicas y la tecnología", citó Terrile. Dijo que a nivel global, y según un estudio de McKinsey, el mercado de la "higiene del sueño", vale entre US$30.000 millones y US$40.000 millones y crece sin parar. Entre las innovaciones en este segmento habló de Dreem 2, una vincha que realiza un estudio del ritmo cardíaco y la actividad cerebral mientras dormimos. Y mostró a Somnox, un robot que ayuda a dormir.

Sebastián Campanario, economista, periodista y autor de libros como Revolución senior, ejemplificó cómo los avances tecnológicos nos hacen vivir en un "presente de ciencia ficción". Hace unas semanas, una célula de mamut de hace 28.000 años pudo ser revivida, lo que habilitaría a tener animales extintos entre nosotros. En febrero, en China, se "editaron" embriones humanos. "Hoy vivimos un presente de ciencia ficción, en el que temáticas de ese género se vuelven moneda corriente", destacó. Sin embargo, agregó que, pese a que muchos de los avances tecnológicos fueron antes representados en películas, no se reflejaron en esos films los avances sociales, que resultan más difíciles de predecir.

10. Innovar a partir de las historias

En 2017, Lalo Padilla quedaba atrapado en el cuerpo de una mujer. Así empezaba Lalola, serie protagonizada por Carla Peterson y producida por la firma Underground. En 2019, en la tira diaria 100 días para enamorarse, se vio cómo Juana se transformaba en Juan y cómo las familias de un lado y del otro de la pantalla aprendían sobre diversidad e inclusión.

"En contenidos uno trata de seguir lo que siente que tiene ganas de contar, en eso somos bastante clásicos. Nos adaptamos en función de la pantalla por la que vamos a salir o del público al que nos vamos a dirigir", explicó Pablo Culell, director de Contenidos y Producción de Underground. En un diálogo con José Del Rio, el productor dio cierre al evento y explicó que parte de la innovación está en "animarse a decir lo que los demás creen que puede ser piantavotos, piantapúblico o piantaanunciantes".

A partir de la proyección de distintas escenas de las series, Culell describió cómo se dio el proceso de innovación. Sobre la serie Graduados (2012), dijo que "fue muy fuerte para el público de casi 40 años, pero también para los abuelos". Evaluó: "Su éxito estuvo muy relacionado con las canciones de Soda Stereo, Charly García y Andrés Calamaro".

También habló de El marginal y de la incorporación del trap, con Duki como el autor de la cortina musical de la tercera temporada. "Tuvo una repercusión impresionante. En pocos días ya tiene tres millones de reproducciones", resaltó.

¿Su serie preferida? Historia de un clan, que se basó en la historia real de la familia Puccio. "Tuvimos todo un equipo grande de gente y estuvimos intentando elegir a la gente ideal para cada proyecto en función de dónde se sienta que está el talento que uno tiene que sumar", contó. Y definió la innovación como "estar siempre un paso adelante, siempre pensando en lo que se viene. A veces también es ser muy clásico: es rescatar muchas de las cosas buenas que ya existen".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.