La Argentinidad, al palo