Tras una larga crisis. La curtiembre Yoma, con dueños brasileños