La empresa estatal de aguas, a un paso de ser aprobada en el Parlamento