La expansión del Canal de Panamá llega en un mal momento para el comercio