Una de las low cost más chicas duplica la flota a la espera de un boom de pasajeros