Lady Gaga se convierte en la nueva musa de... Armani

Christina Passariello
(0)
1 de octubre de 2010  

GIORGIO ARMANI, el diseñador de moda italiano conocido por los trajes que definieron el look corporativo en Estados Unidos en los años 80, dio un inusual giro a su estilo este año al vestir a Lady Gaga con un vestido galáctico de aros de cristal su¬perpuestos para la entrega de los premios Grammy.

El vestido de cuero negro en el atrevido video Alejandro de la artista estadounidense también es de Armani, así como el traje plateado con picos en el busto que lució en los premios MTV. Armani diseñará también el vestuario para un concierto de Lady Gaga en Italia en diciembre.

La alianza multimillonaria entre el diseñador de 76 años y el ídolo del pop de 24 años ha puesto a Armani bajo "una nueva luz creativa —individualidad, osadía, estilo futurista", dice el consultor de marcas Tom Julian.

También se trata de un esfuerzo de uno de los nombres más antiguos de la moda para rejuvenecer su negocio, que facturó en 2009 unos 1.520 millones de euros (US$2.000 millones).

Desde que revolucionó el mundo de la moda hace 30 años al quitarle el forro a los blazers —para hacerlos menos rígidos y dar más forma al cuerpo— Armani se ha expandido hasta crear un imperio, con seis diferentes líneas de ropa para adultos que van desde la colección de alta costura Privé a la marca para el mercado ma¬sivo A/X Armani Exchange.

Sin embargo, los críticos de moda llevan años sin encontrar nuevas tendencias en Armani. Las hijas de las mujeres que ascendieron la escalera corporativa hace una generación vestidas con Armani suelen preferir ahora diseñadores más jóvenes como Marc Jacobs y Alexander Wang.

Armani fue el pionero en vestir a los famosos hace 30 años cuando hizo los trajes para Richard Gere en Gigoló americano, y fue el primero en abrir una oficina en Hollywood para cortejar a las estrellas del celuloide. Pero en los últimos años, se ha visto eclipsado por otros diseñadores y marcas en la alfombra roja. Si bien Armani si¬gue marcando la pauta en esmóquines para hombres, en los trajes de noche para damas se ha visto superado por rivales como Chanel y Dior.

Roberta Armani, la sobrina de Armani que, como directora de relaciones VIP, dirige la sociedad con Lady Gaga, afirma que la artista ha ayudado a la casa de modas a pensar más joven. "Una enorme compañía como Giorgi Armani tiene el deber de estar siempre alerta a las tendencias y a lo que atrae a la gente joven", dijo en una entrevista en la sede de Armani en Milán, donde el diseñador estaba dando los últimos retoques a sus shows para la pasarela. "Ayudó a ver cómo es el mundo a través de Lady Gaga, la forma en que usa Facebook y Twitter".

Uno de los mayores desafíos de las casas de moda tradicionales es encontrar una estrategia eficaz para atraer a las nuevas generaciones.

La relación de Armani con Lady Gaga comenzó en noviembre cuando el diseñador la vio actuar en los American Music Awards. Armani contactó a la estilista de la cantante, Nicola Formichetti, para ver si Lady Gaga luciría diseños de Armani para los Grammy, dos meses después.

En ese momento, Armani estaba preparando su desfile Privé para enero, cuyo tema era la luna. El italiano hizo tres diseños para la cantante: un vestido de aros cósmicos con zapatos de plataforma del mismo estilo; un vestido corto y chaqueta plateados con un sombrero en forma de pararrayos; y una trusa verde brillante con hombreras protuberantes y gafas de cristal verde. Los tres tenían el mismo tema galáctico que la colección Privé, pero eran más atrevidos.

Es poco usual que Armani diseñe un vestido específicamente para una persona. Sus admiradoras en el mundo de las celebridades, como las actrices Cate Blanchett y Michelle Pfeiffer, por lo general escogen trajes entre las diferentes colecciones.

"No sería posible dar a Gaga un diseño de la colección porque ella luce piezas de arte. Es teatral", dice Roberta Armani, añadiendo que el diseñador ha creado trajes de escenario para Tina Turner y Beyoncé.

En la primera toma de medidas en Nueva York, varias semanas antes de los Grammy, Lady Gaga decidió llevar los tres vestidos que había diseñado Armani para ella. El acuerdo le daría a Armani exclusividad de la artista más popular del momento durante la noche más importante en el mundo de la música cada año. Varios días antes del evento, Roberta Armani voló a Los Ángeles con dos costureras traídas de Milán para que hicieran ajustes hasta el último momento.

Semanas después, Lady Gaga habló con Armani para que colaborara en el video de su sencillo Alejandro. La cantante quería trajes negros de cuero ceñidos de estilo militar para sus bailarines masculinos. La descripción encajaba con la imagen de la línea Emporio Armani. En el desfile de junio de Emporio en Milán, los modelos vistieron los mismos trajes negros vistos en el video, mientras Alejandro era proyectado al fondo de la pasarela.

La alianza entre Armani y Lady Gaga continúa este año, un logro de la casa de modas ya que marcas consideradas más vanguardistas cortejan constantemente a la cantante.

Si bien Armani ha diseñado un vestuario completo para Lady Gaga desde los Grammy —incluido para sus apariciones en American Idol y en su gira de conciertos Monster Ball— ambos aún no se conocen personalmente. Aún así, Roberta Armani dice que a pesar del medio siglo de vida que los separa, ambos tienen muchas cosas en común: Gaga es tan vanguardista y él tan eterno que se conocen".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.