Landriscina, Fontanarrosa y los precios del trabajo independiente