Las empresas pintan un panorama gris en EE.UU.