Serio pero no solemne / Por Juan Carlos de Pablo. Los monopolios, un vicio de todas las épocas