Los países petroleros ponen la alfombra a las compañías que antes rechazaban