La recesión económica adopta una forma por ahora incierta

Irina Moroni
Irina Moroni PARA LA NACION
Por la volatilidad cambiaria es clave observar ciertas variable
(0)
25 de agosto de 2019  

Está claro que la realidad económica juega de lleno en las elecciones. La fuerte caída del poder de compra a mínimos de hace 10 años, el desempleo en niveles de 2006 y las 20.000 empresas menos que en 2015 fueron factores definitivos a la hora de votar. Tras los resultados y sus efectos, el Gobierno anunció un conjunto de medidas de muy corto plazo, que no logran dar alivio en un contexto de fuerte deterioro del poder adquisitivo (de 11,6% interanual en el primer semestre del año).

En términos fiscales, el costo de las medidas rondará los $70.000 millones (0,3% del PBI) y un tercio recaerá sobre las provincias vía menor coparticipación, por lo que ya se sembró el descontento de los gobernadores. En este punto, es clave monitorear el cumplimiento de las metas acordadas con el FMI para poder prever el próximo desembolso, de unos US$5400 millones en octubre, monto que resulta primordial para el programa financiero del año. La meta fiscal del tercer trimestre luce alcanzable si se contemplan los ajustadores del gasto (0,3% del PBI para gasto social y 0,2% para gastos de capital). La meta de fin de año resulta más difícil de lograr.

En este contexto, la única certeza es la incertidumbre cambiaria. El Banco Central tiene el desafío de estabilizar el tipo de cambio con las herramientas disponibles: tasa de interés y ventas en futuros y en contado. La dinámica que afectó a los depósitos en dólares fue un poco más abrupta que la ocurrida tras la devaluación de septiembre de 2018. Esos depósitos se redujeron en US$2000 millones la semana pasada, mientras que las reservas internacionales bajaron en alrededor de US$7500 millones desde el lunes poselecciones.

Hacia delante se deben monitorear los pesos susceptibles de dolarizarse. Desde el programa FMI II, los plazos fijos en pesos del sector privado se incrementaron en $440.000 millones, que están colocados a menos de 59 días, por lo que podrían ir a una estrategia de dolarización. Además, hay vencimientos de letras en pesos en manos del sector privado por unos $330.000 millones hasta diciembre. Por otro lado, un test que será clave sobrepasar está en la renovación de las Letes en dólares. Los vencimientos de las que están en manos del sector privado suman unos US$7200 millones este año.

Mucho se ha hablado del nuevo nivel del dólar y si resulta o no competitivo. Lo cierto es que el tipo de cambio real multilateral (considerando a los principales socios comerciales) se ubica en agosto en niveles bien por encima del promedio del período 2012 a 2018, aunque por debajo del promedio de la etapa que se extendió entre 2008 y 2011.

De cualquier modo, se materializa un escenario con más inflación y más recesión. Este año, la economía retrocedería a niveles de 2010 y, medida en términos per cápita, al año 2009. Luego del salto cambiario de los últimos días, desde Fundación Capital prevemos una mayor contracción del consumo (una caída interanual de 5,8%), producto de la fuerte caída del poder de compra, en vistas de una inflación que se acercaría a 55% a fin de año. Además, estimamos un menor nivel de inversión en un contexto de alta incertidumbre y costos elevados (caída de 20,6% interanual) y una caída pronunciada de las importaciones (de 18,2%) a la par de un leve repunte de las exportaciones (6,6%). Así, la recesión económica se prolonga, tomando una forma que ya no es la de la letra "U" ni la de la "L". Está por verse qué nuevo aspecto adopta.

En un marco en el que la sustentabilidad de la deuda pasa a ser el principal temor de los mercados, retornar a la senda de crecimiento es fundamental. Se deben dejar de lado las medidas de corto plazo y empezar a trabajar en un plan integral que nos aleje definitivamente del vaivén e impida retrocesos como los de los últimos años.

La autora es economista jefa de Fundación Capital

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.