Raúl Castro, el comunista pragmático