RIM cree que, en la lucha contra Apple, la unión hace la fuerza