Matías Sebely. Es récord Guinness y combate el hambre con alimentos para astronautas

Sofía Diamante
(0)
27 de marzo de 2019  

Matías Sebely tiene el récord Guinness de ser el director de hospital más joven del mundo. Tiene 32 años y desde los 23 dirige el Hospital Público Samic, en el pueblo Leandro Alem. Es el cuarto entre los más grandes en la provincia de Misiones. A la dirección llegó tras quedar a cargo de administrar unas donaciones para terminar un edificio del hospital que había estado abandonado durante 20 años. Su profesión, sin embargo, no es doctor ni licenciado en administración. Hace dos meses se recibió de abogado. Su tesis final fue sobre el derecho de los inmigrantes al acceso a la salud pública.

Sin abandonar la dirección del hospital, hace un tiempo está a cargo del proyecto Comida por un dólar, que fundó con Víctor Scholles. "Víctor es un agricultor de Alem que viene un día a fines de 2015 y me dice que no podía ser que sus chanchos se alimenten mejor que la gente. También me planteó que tenía un montón de producción, pero le faltaba mercado y entonces se le pudrían las cosas", recuerda Sebely.

Con esos dos problemas como disparadores, se juntaron para tratar de idear algún tipo de comida regional que utilice los productos de los colonos locales y, a la vez, sea alimento saludable para los sectores vulnerables. "Queríamos que el proyecto se llame Alimentos para el mundo. Con eso en mente pensamos en hacer comida congelada o deshidratada para vender. Pero cuando nos interiorizamos nos dijeron que era caro y difícil de conservar. Nosotros queríamos hacer algo que dure y que, sin necesitar del frío, pueda mantener las vitaminas y los nutrientes", dice.

Al equipo se le sumaron una ingeniera en alimentos, un ingeniero químico y una nutricionista. Entre todos tuvieron la idea de aplicar la liofilización, que es muy utilizada en la NASA para alimentar a los astronautas en el espacio, ya que se trata de comida sin bacterias y, por lo tanto, no genera descomposturas.

Es un proceso en el cual un plato de locro, por ejemplo, es congelado a un temperatura de aproximadamente 30ºC bajo cero. Luego se introduce en una cámara de vacío, se eleva la temperatura y se realiza la separación del agua de la comida por sublimación.

"Queda un polvo después, pero mantiene el mismo gusto y todos los nutrientes. Si se le agrega agua, se forma un guiso y se puede comer tranquilamente", explica Sebely. Cada porción tiene un vencimiento de hasta 20 años y cada sobre cuesta un dólar. Desde octubre pasado, ya vendieron más de 20.000 paquetes.

"Hoy hacemos cuatro comidas con la idea de que esto sirva para combatir el hambre en el mundo. Se lo presentamos a las comunidades aborígenes y a los bomberos locales y quedaron encantadísimos con la solución, ya que es fácil de preparar porque solo requiere agua. Nuestros clientes son las ONG, los supermercados y tenemos un montón de pedidos de otros países para utilizar en situaciones de catástrofes naturales", concluye.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.