Sin ventas por falta de precios y costo financiero por las nubes, claves de un día agitado

Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk / LA NACION
La devaluación impactó de lleno en la operación diaria de las empresas, sobre todo en las pymes; el factor empleo movilizó el voto castigo
Paula Urien
(0)
13 de agosto de 2019  

"Desde esta mañana [por la de ayer] que estamos tratando de evaluar el impacto de lo que pasó en las últimas horas", dijo a LA NACION un empresario de una pyme manufacturera, que asumió la voz de muchos colegas que pasaron por lo mismo el día después de la elección primaria. "La incertidumbre que genera la magnitud de la diferencia de los dos candidatos es enorme. Todos sabían que iba a haber una diferencia de entre el 4 y el 8% a favor de Alberto Fernández, pero nunca se habló o se pensó en un 15%".

La jornada fue atípica, pero tuvo un matiz de déj à vu. "La disparada del dólar genera una parálisis de operaciones, porque no hay precios y hay una enorme incertidumbre sobre cómo va a evolucionar. Además, está la preocupación por las tasas de interés para quienes necesitan un préstamo o cambiar cheques. Estamos todos bastante preocupados por la economía de los próximos meses hasta llegar a octubre/diciembre", agregó el empresario.

¿Cómo se vivió el detrás de la escena de un día movido? "A primera hora ya estaba en estado de alerta", contó un empresario de una pequeña pyme industrial. "La semana pasada hicimos una cotización de un equipo, en dólares, para otra pyme. Hoy a primera hora [por ayer] ya lo querían venir a buscar, pero hasta que no pueda comprar dólares para reponerlo no puedo entregárselo. De 44 o 45 pesos por dólar pasamos a más de $57. Imposible mantenerle el precio", se lamentó.

Una mujer, también empresaria, dijo que a la mañana quiso pagar su tarjeta, con la que había comprado insumos, pero que el home banking no la dejó hacer su pago en dólares. "Finalmente lo hice a $58,90", se quejó. "Estamos con mucho estrés porque no sabemos cómo sigue el resto de la semana. Preocupa sobre todo la tasa de interés, el tipo de cambio, la cadena de pagos, entre otras cosas. Esperemos que haya un poco mas de previsibilidad. Hasta entonces, se frenan las decisiones de inversión porque no hay costos ni precios".

"Los grandes proveedores de commodities están recalculando las listas de precios", explicaron en el sector de supermercadistas. Ayer, por lo menos, lo hacían en base a un dólar entre $55 y $60. "Los proveedores están con menos stock que durante la anterior devaluación, el año pasado, pero el traslado a los precios será en un plazo menor. La paradoja es que la capacidad de absorción del consumidor es menor por la crisis de consumo", advierten.

El empleo, determinante

Los números del empleo estuvieron lejos de ser favorables durante la gestión del actual gobierno. En mayo de 2019 hubo 217.000 trabajadores registrados menos que un año atrás. Por otra parte, la tasa de desempleo en el primer trimestre de este año llegó a los dos dígitos: 10,1%, según el Indec.

Según un informe de la UCA de 2018, 11.680.000 personas, un cuarto de la población total y la mitad de la población económicamente activa (PEA), que llega a 23.680.000 personas, no tiene el trabajo que necesita para cubrir sus necesidades. Hay que decir también que el empleo dejó de crecer a partir de 2012.

En el Gran Buenos Aires, según el censo 2010, vive uno de cada 4 argentinos. Esa región tiene la mitad de los desocupados del país, la mitad de los ocupados demandantes de empleo y un total de 1.700.000 personas que tienen problemas de empleo.

Hay 900.000 pymes en el país y proporcionan el 75% del empleo privado. Este sector es el gran motor de la economía en materia laboral. Con cautela, en la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) esperan que el Gobierno anuncie medidas para hacer declaraciones.

"Se viene pidiendo hace rato una tasa preferencial para el financiamiento de las pymes y se logró una del 55%, que de todas maneras es altísima. Y hoy [por ayer] no corría, sino que cobraban mucho más. El Ahora 12 fue positivo, pero llegó tarde", afirmó otro empresario.

En la Fundación Observatorio Pyme, Vicente Donato no tiene dudas de que el factor empleo fue determinante a la hora de votar. "Hace tres años que el empleo cae, aunque hubo una pequeña reactivación en 2017. En los últimos meses mejoraron las órdenes de pedidos, pero no se generó más empleo", aclara.

La caída de los puestos de trabajo, según los números que maneja el Observatorio, fue del 5,5% interanual en las pymes industriales, que emplean a 750.000 personas. La industria del software y servicios informáticos, por otro lado, aumentó más del 4% interanual, pero emplean a 100.000 personas.

"Hay que tener una estrategia de crecimiento que tome en consideración que no va a ser sencillo, sobre todo por la devaluación china", opinó Donato. "Reactivar la demanda no va a generar todo el empleo que necesitamos. Se necesitan reformas estructurales, como la reforma laboral y la impositiva. La política tributaria uniforme y los impuestos al trabajo terminan matando a las pymes".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.