Refugio. Un boom de ventas de autos en un Mercosur herido