Una carrera de comienzos difíciles

Oliver empezó a trabajar a los 17 años para poder pagar sus estudios universitarios
(0)
9 de diciembre de 2001  

  • Eduardo Rubén Oliver nació hace 43 años, en la localidad de Los Toldos.
  • A los 17 dejó su pueblo natal y se instaló en Buenos Aires para iniciar sus estudios universitarios. Pero primero tuvo que conseguir un empleo. "En realidad, comencé a trabajar para poder estudiar. Mi familia no me podía ayudar", recuerda.
  • Oliver encontró trabajo en un banco, en el sector de atención al cliente. Al mismo tiempo se inscribió en la Universidad de Morón, donde se recibió de contador público. "Soy de los primeros egresados", cuenta con un aire de nostalgia.
  • Fueron tiempos de grandes sacrificios para el empresario. "Un período duro -comenta-. En esa época vivía en una pensión. Salías de casa para trabajar todo el día, ibas a la universidad y cuando volvías nadie te esperaba. Tenías que hacerte de comer y limpiar vos mismo, y obviamente después había que estudiar."
  • Cuando estaba a punto de graduarse, Oliver comenzó a trabajar para Arthur Andersen. Allí empezó a definir el perfil de una carrera con especialización en bancos.
  • Después ingresó en el Santander, donde su trabajo tomó proyección internacional. "Me quedé ocho años, trabajando en la Argentina, Chile y España. Y continué mi especialización en el sector financiero."
  • Luego trabajó tres años para Banco Río, en la reestructuración de su red de sucursales.
  • A ALL llegó en marzo último. "Yo nunca había visto un ferrocarril, pero sí me había ido especializando en resolver grandes líos. Rápidamente nos fuimos ordenando y ahora nos estamos metiendo con las variables de fondo de la compañía."
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.