Cuidar a los que nos cuidan

(0)
10 de octubre de 2020  • 00:00

Una de las mayores preocupaciones frente a la pandemia de coronavirus fue desde un primer momento evitar el riesgo de un colapso sanitario; esto es, el peligro de que el sistema hospitalario se viera incapacitado para la atención de todas las personas que pudieran requerir cuidados intensivos cuando la Argentina estuviera aproximándose a un pico de contagios, como viene sucediendo en las últimas semanas.

Ante el enemigo invisible que supone el Covid-19, las autoridades nacionales y provinciales han puesto particular empeño en elevar el número de camas de terapia intensiva disponibles. No obstante, era sabido que este esfuerzo no sería suficiente, ya que junto a la cuestión del número de camas y respiradores artificiales requeridos para atender una emergencia había otro tema no menor, como la cantidad de profesionales de la salud necesarios para atenderla. Se trata de un problema real, no solo porque faltan médicos, enfermeros y kinesiólogos intensivistas, sino porque, al estar todos ellos en la primera línea de combate frente a la pandemia, son pasibles de sufrir contagios en mayor medida que cualquier otra persona.

Recientemente, el Colegio Argentino de Terapia Intensiva (CATI) advirtió que la carencia de este tipo de especialistas representa un "peligro nacional". La razón es que en los últimos años, por las condiciones laborales poco atractivas, ha disminuido el interés de los médicos por estas especialidades críticas, por lo cual cardiólogos, clínicos o médicos de otras disciplinas están cubriendo puestos en unidades de terapia intensiva. Tanto el citado colegio profesional como la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) han señalado que en al año 2007 faltaban 700 especialistas para la cantidad de camas disponibles, un número que se habría triplicado hacia el inicio de los contagios de coronavirus en el país.

Tanto es así que en no pocos lugares del interior hospitales equipados para los cuidados críticos no pueden utilizar tal equipamiento por carecer de profesionales intensivistas.

Frente a esta realidad, resulta particularmente valiosa la iniciativa de la Fundación Trauma con su programa de preparación para el aumento de la respuesta del equipo de salud, más conocido como Pares. Apunta a la capacitación online de profesionales de la salud en cuidados intensivos y a la organización de las instituciones sanitarias ante situaciones críticas.

El citado programa se propuso como objetivo que 1000 médicos, enfermeros y kinesiólogos de hospitales de todo el país accedieran a becas de capacitación a distancia para que puedan estar preparados para colaborar con los médicos intensivistas en la atención de pacientes graves. Los contenidos de los cursos han sido avalados por la SATI y por la Academia Nacional de Medicina, al tiempo que la distribución de las becas se está efectuando con criterios consensuados por el Ministerio de Salud de la Nación y las autoridades sanitarias locales.

Sin embargo, gracias al apoyo económico inicial de importantes empresas y organizaciones como La Caja, el Banco Galicia y la Fundación Perez Companc, al que luego se sumaron muchas más, la idea original lanzada en julio creció y hoy el objetivo del programa Pares es capacitar a 7000 profesionales de todo el país, algo que será posible porque el número de inscriptos interesados en capacitarse fue superior al previsto.

En condiciones normales, la relación médico-paciente en unidades de cuidados intensivos es de un médico por cada siete camas y de un enfermero cada dos camas. Gracias al programa Pares, se estima que la capacidad de atención se pueda multiplicar en una primera etapa por 3,4, al hacer depender de cada intensivista a cuatro médicos no intensivistas capacitados.

De este modo, la articulación entre los sectores público y privado y la loable tarea de organizaciones de la sociedad civil pueden generar un impacto directo en la capacidad instalada del sistema de salud para atender a los pacientes más críticos y también para cuidar a aquellos que nos cuidan.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.