El Chapo Guzmán y el juicio del siglo

(0)
8 de agosto de 2019  

Uno de los narcotraficantes más notorios y temidos del mundo, Joaquín Guzmán Loera -popularmente conocido como el Chapo- fue condenado por un juez de Nueva York a pasar el resto de sus días en una cárcel de máxima seguridad de los Estados Unidos. El juez federal de Brooklyn, Brian Cogan, lo condenó a prisión perpetua, más 30 años adicionales como lo había solicitado la fiscalía. Guzmán fue acusado de haber traficado o intentar traficar 1213 toneladas de droga a Estados Unidos durante 25 años, así como 1,44 toneladas de base de cocaína, 22 kg de heroína y casi 50 toneladas de marihuana, entre otras drogas. A ello se suma el haber ordenado la muerte, torturado o asesinado a por lo menos 26 personas, incluidos familiares.

Como se recordará Guzmán fue arrestado en enero de 2016 -antes también había sido detenido pero escapó dos veces de prisión- y extraditado a Estados Unidos. Un jurado popular lo declaró culpable el pasado 12 de febrero, tras 11 semanas del que fue llamado "juicio del siglo", dada la trascendencia, fama, y notoriedad del acusado. De las 27 imputaciones que examinó el jurado, consideró probadas 25. Según la sentencia, Guzmán cumplirá la condena en el Centro Penitenciario y Administrativo de Máxima Seguridad, en Colorado. Fue construido en 1994 y alberga a los prisioneros más peligrosos de Estados Unidos. Está considerado el penal más seguro del país. Desde su inauguración, nadie ha logrado fugarse de allí.

Por medio de los fiscales, el gobierno norteamericano presentó una solicitud de incautación en contra del capo de la droga más "exitoso" y astuto de México.

De acuerdo con esa petición, desde principios de la década de los 90 hasta su detención, por manos de Guzmán pasaron casi 600.000 kilos de cocaína, con un valor de más de 11.000 millones de dólares; 200 kilos de heroína, con un valor superior a los 11 millones de dólares y por lo menos 420.000 de marihuana (unos 846 millones de dólares), sumas que los fiscales pretenden recuperar. En tanto, el presidente mexicano, Andrés López Obrador, dijo que reclamará al gobierno de Donald Trump la entrega de los activos del Chapo que se incauten.

La sentencia de por vida no significa que el cartel de Sinaloa desaparezca. En primer lugar, porque Ismael "Mayo" Zambada es un líder muy capaz y preparado, que ha estado dirigiendo esta poderosa organización criminal durante el encarcelamiento de Guzmán en México y los Estados Unidos. En segundo término, a diferencia de otras organizaciones criminales, la de Sinaloa tiene una estructura horizontal donde la toma de decisiones fluye a lo largo de toda la red como una corporación que tiene subsidiarias.

Actualmente, y a diferencia de lo que acontecía en el pasado con la presencia de grandes carteles que monopolizaban el tráfico de sustancias ilícitas, el narcotráfico se ha descentralizado en varios actores que diversificaron sus negocios para dedicarse también a otras actividades criminales como el tráfico de armas y de personas, secuestros extorsivos y la piratería.

La condena del Chapo Guzmán es una victoria para el Estado de Derecho y una seria advertencia para los miembros de estas poderosas organizaciones, que contaminan y, en muchos casos, controlan, a través de una inmensa red de corrupción a gobiernos en todos sus niveles, a instituciones civiles y militares, y a parte de la sociedad mediante gigantescas sumas de dinero provenientes de distintas actividades ilícitas, generando violencia y socavando las bases democráticas y republicanas de los países donde se asientan.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.