Entre la acumulación y la ética

(0)
23 de febrero de 2021  • 00:14

Otras opiniones: El Comercio, Ecuador

QUITO.- La administración de dosis ha traído aparejada una actitud de ética ausente en altas autoridades. Como en muchas cuestiones de economía y desarrollo, la pandemia desnudó a las sociedades frágiles y a los sistemas de salud más precarios. La expansión de los contagios, la falta de agua potable y de acceso a la higiene y un suministro inadecuado de mascarillas enturbian el proceso. Muchos seres humanos se han aislado, otros han accedido al teletrabajo y al teleestudio, y allí la brecha de conectividad se nota. Hay personas sin suficientes computadoras o teléfonos inteligentes. A ello se ha sumado la pérdida de millones de empleos en el mundo. Pero la inequidad salta a la vista y es así como hay un sobrante de 1000 millones de dosis en el orbe. A tal punto llega esta realidad que los países más desarrollados debatieron en el G-7 cómo llegar con vacunas adonde más las demanden. En el Ecuador, la llegada de dosis ha sido ínfima. Sectores empresariales y algunos gobiernos autónomos plantean importar vacunas directamente. Urge para salvar vidas y reanimar la producción. Pero hay problemas, la valoración científica de las vacunas, el riesgo de la aparición de vacunas falsas y el control de lo que puede ser un millonario negocio subterráneo exige extremo cuidado. Mientras tanto, en países como la Argentina y Perú el abuso en el acceso a las dosis para servir a amigos de los ministros o a los propios funcionarios ha llevado a una cadena de renuncias pedidas por los presidentes, como debe ser en una democracia. En Ecuador, el uso de dosis privilegiadas ni se aclara ni la autoridad da una señal de ética pública.

Fuente: El Comercio, de Ecuador

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.