Funcionarios poco funcionales

(0)
19 de noviembre de 2020  • 00:00

La salida de María Eugenia Bielsa del gabinete solo puede explicarse desde la concepción autoritaria del poder que exhibe Cristina Kirchner

"Amo construir; debo ser la reencarnación de un gran arquitecto egipcio", afirmaba Cristina Kirchner por cadena nacional en la inauguración de un polo audiovisual allá por 2012, probablemente en alusión al famoso Imhotep, erudito egipcio a quien se reconoce como el primer arquitecto e ingeniero conocido, en otra expresión de su fascinación por aquella milenaria cultura.

En referencia a esos delirios faraónicos, el escritor Federico Andahazi la apodó Cleptopatra, en obvia alusión a su afición por las obras públicas, el ocultamiento de tesoros y el afán de eternidad. Esa vocación por construir, aplicada al poco edificante montaje político de su proyecto, solo la reconoce como capataz que baja línea y da instrucciones, pero incapaz ciertamente de contemporizar o sumar a nadie que pueda eventualmente contradecirla o hacerle sombra; incluso ejercitando su natural inclinación por el maltrato y el menosprecio hacia sus colaboradores más cercanos. La antítesis del liderazgo participativo que describía Max Weber.

En medio de fuertes críticas al manejo del área, ligadas también a los múltiples conflictos por usurpaciones, con un déficit que se estima en tres millones y medio de viviendas, el Gobierno oficializó la renuncia de la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, la arquitecta rosarina María Eugenia Bielsa, y la designación en su lugar del ingeniero Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda y vicepresidente del Instituto Patria, conocedor de la realidad del conurbano bonaerense y claro exponente del riñón cristinista. Consustanciado con su labor y en sintonía con la vicepresidenta de la Nación, Ferraresi anticipó que "será un gran desafío aportar a la reconstrucción argentina desde este espacio". Afanes afines y sueños compartidos.

Curiosamente, el presidente Alberto Fernández reconoció que María Eugenia Bielsa "hizo un enorme trabajo al crear un ministerio" que no existía y destacó su "gran tarea con el plan Procrear y la ley de alquileres". Llegó incluso a rematar la desacompasada miríada de elogios con una incontenible expresión de deseos: "Yo quería que siguiera siendo parte del Gobierno". No alcanzó. Ya sabemos quién manda. De aceptar el ofrecimiento, la arquitecta Bielsa pasará a ser embajadora ante la Unesco en París, en reemplazo del fallecido Fernando "Pino" Solanas.

La renuncia confirmó algunas especulaciones: fue la primera luego de la carta de Cristina Kirchner que afirmaba que había "funcionarios que no funcionan" dentro del gabinete. La exministra venía de que le recortaran funciones por decreto y en 11 meses de gestión se le achacaba no haber ejecutado la totalidad del presupuesto y mantener dos secretarías vacantes.

Sin embargo, pueden encontrarse otras razones en viejos archivos, previos a la conformación del Frente de Todos, que muestran a María Eugenia Bielsa efectuando un incómodo reconocimiento público para el kirchnerismo:"Voy a ser sincera, robamos. y no hay que robar en la Argentina. La plata del pueblo no se toca. Yo no digo quién robó.", afirmó en su momento, al tiempo que admitió que le dolía mucho "tener que explicar a Cristina o a De Vido", junto a su dolor por el hecho de que "nadie cree que la Justicia va a decir la verdad". Una visionaria que supo anticipar las maniobras a las que hoy asistimos para garantizar la impunidad de muchos.

Cabe recordar también que, en 2015, María Eugenia Bielsa se negó a encabezar una lista electoral en Santa Fe integrada mayormente por dirigentes de La Cámpora, en las condiciones que se le imponían. Por entonces, la actual vicepresidenta la habría citado a la Casa Rosada para amonestarla en persona. Como alguna vez señaló un viejo dirigente peronista, para los Kirchner solo hay dos alternativas: o se es súbdito o se es enemigo.

En la concepción kirchnerista del poder, nunca hubo lugar para dos arquitectas, mucho menos cuando encarnan proyectos tan disímiles. De acuerdo con esa autoritaria lógica, es importante tener claro quién manda y es menester hacerlo saber. Sin escatimar efusividad ni mordacidad, al fin y al cabo le habían querido pisar el poncho con un acto de indebida rebeldía. Mirando hacia atrás, la exdiputada por Santa Fe expresó su alegría por aquella decisión personal gracias a la cual puede -según dijo- estar dando la cara y no estar en Comodoro Py.

Honesta y prolija, muchos le reconocen a la rosarina un carácter tan firme como difícil, cualidades que hoy vuelven a enfrentarla con quien se ha encaramado en la cima de la pirámide en franco despliegue de sus aires de superioridad. Un halago para quienes militan en las filas de la decencia y la dignidad. Desgraciadamente, lo que debiera ser la norma se muestra como un caso aislado cuando la autocracia del poder se hace sentir. Pocos se le animan. No hay espacio para la sinceridad y mucho menos para la independencia, aunque la faraona esté desnuda.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.