El escenario. América latina puede mirar el lado bueno