Blair anunció una profunda reforma en el sistema de inmigración

El primer ministro británico, Tony Blair, negó que Gran Bretaña vaya a fortificarse para enfrentar el asentamiento de extranjeros, pero advirtió que no se convertirá en una nación "de puertas abiertas" para todos
(0)
27 de abril de 2004  • 15:28

LONDRES.- El primer ministro británico, Tony Blair, anunció hoy una profunda reforma en el sistema de inmigración del país y, aunque negó que Gran Bretaña vaya a fortificarse para enfrentar la llegada de inmigrantes, advirtió que no se convertirá en una nación "de puertas abiertas" para todos.

En una ponencia sobre políticas de inmigración y asilo ofrecida en la sede de la Confederación de la Industria Británica, en Londres, Blair prometió dar prioridad a las "políticas de inmigración", al subrayar que el tema "es uno de los más candentes y críticos" en la agenda del gobierno.

Además, anunció nuevas restricciones para todos los ciudadanos "económicamente inactivos" de los diez nuevos países que entrarán a la Unión Europea (UE) el 1° de mayo.

"Los inmigrantes que provengan de Europa del Este y no trabajen en nuestro país no tendrán acceso alguno al sistema de viviendas del Estado, ni podrán abusar de nuestra seguridad social", advirtió el primer ministro.

También sostuvo que el gobierno acabará con lo que denominó "abusos" en los temas de inmigración y asilo, pero al mismo tiempo "recibirá a los inmigrantes genuinos y refugiados que lo merezcan y cumplan con la ley".

"No nos fortificaremos, pero tampoco nos convertiremos en una nación con puertas abiertas para todos", expresó.

Blair informó también que el vicepremier, John Prescott, publicará el contenido de las nuevas regulaciones, que prevendrán a inmigrantes del Acuerdo de la Sociedad de la Comunidad Europea, para acceder al sistema de vivienda pública.

Los países de ese grupo incluyen a los diez nuevos que ingresan a la UE -Lituania, República Checa, Eslovaquia, Polonia, Malta, Eslovenia, Hungría, Letonia, Estonia y Chipre-, además de las dos naciones que puedan unirse al bloque en el futuro, Rumania y Bulgaria.

En su declaración frente a empresarios y sindicalistas, el jefe del gobierno explicó que los críticos que advertían sobre un eventual desastre inmigratorio en las décadas del 60 y 70 "han estado muy equivocados".

"De todas formas, tenemos preocupaciones al respecto, ya que hay muchos abusos a nuestro sistema de inmigración, y trabajaremos para acabar con este flagelo", sostuvo.

Blair anunció las restricciones pese a reconocer que la inmigración "fue una gran contribución" para la economía de su país y ayudó a que los servicios públicos "no colapsaran".

El anuncio fue hecho semanas después de que el mandatario encabezó una reunión de emergencia en Downing Street, sobre el tema de inmigración y asilo, tras la renuncia de Beverley Hughes, secretaria del Interior y ferviente simpatizante de Blair.

Hughes abandonó su puesto a principios de abril, al admitir que "engañó" al Parlamento sobre el escándalo de las visas a ciudadanos rumanos y búlgaros que buscaban ingresar con documentos falsos a Gran Bretaña."

Fuente: ANSA

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.