Brasil: el PT dice que es el blanco de la mafia

Según el diputado brasileño Genoino
Según el diputado brasileño Genoino
(0)
24 de enero de 2002  

SAN PABLO.- "El Partido de los Trabajadores no va a hacer campaña usando chaleco antibalas", le dijo ayer a LA NACION el diputado José Genoino, candidato a gobernador para el Estado de San Pablo.

Genoino recibió cinco amenazas de muerte por e-mail y teléfono en los últimos cinco meses. Tres de ellas le llegaron al día siguiente del secuestro y asesinato del intendente del partido de Santo André, en el Gran San Pablo.

Genoino, uno de los cinco dirigentes de más peso en el Partido de los Trabajadores (PT), dijo que los atentados que está sufriendo el partido en los últimos meses provienen del crimen organizado y de mafias afectadas por la política de gobierno del PT.

Negó terminantemente que Lula hubiera sido amenazado de muerte y desmintió con más énfasis aún que los ataques hubieran motivado al dirigente a pensar en desistir de su candidatura a la presidencia del Brasil. Lula, que se postula por cuarta vez consecutiva, está primero en las encuestas, con 31% de las intenciones de voto para las elecciones de octubre.

El diputado, que fue guerrillero y víctima de tortura en los ´70 y hoy es parte de la corriente más moderada del PT, dijo que los ataques "no son crímenes políticos, sino mafiosos".

-¿Usted y Lula están circulando con chaleco antibalas?

-Nadie de la cúpula del PT está circulando con chaleco antibalas. Sólo lo usarán el dirigente que suceda a Celso Daniel en la coordinación del programa de gobierno de Lula y algún intendente que lo desee. Nuestra preocupación es con la seguridad de la sociedad en general, no con la nuestra.

-¿Qué grado de veracidad le confiere a la posible existencia del Frente de Acción Revolucionaria Brasileña, FARB?

-La verdad, prácticamente ninguna, si nos referimos a eso como algo político. Los mensajes son tan mal hechos, tan contradictorios y sin nexo que es imposible pensar en eso como algo serio.

-¿Y cuál es su explicación para esos mensajes y atentados?

-Los mensajes los puede haber hecho cualquiera, hasta desde adentro de una cárcel. Nuestros teléfonos y direcciones de e-mail son públicos. Sobre los atentados, aún no tenemos pruebas, pero creemos que se trata de algo hecho por el crimen organizado. Alguien incomodado con nuestra insistencia en investigar las conexiones del narcotráfico en Brasil, el robo de cargas, la corrupción.

-¿Por qué el narcotráfico en particular, por ejemplo?

-Porque en todos los lugares donde gobernamos somos los únicos que tomamos actitudes para cercarlos. Cuando combatimos la corrupción estamos perjudicando a mucha gente pesada, y entonces nos convertimos en blancos de las mafias. En Brasil aún falta un "mani pulite" (en referencia a la operación "manos limpias" italiana, contra la corrupción y la mafia en el poder).

-¿Y la ultraderecha?

-No hay grupos de ultraderecha conocidos en Brasil. Esto no tiene nada que ver, imaginamos, con los partidos tradicionales, ni siquiera con los que están más a la derecha. Claro que sí hay intereses ultraderechistas dispersos en la sociedad, pero son intereses privados y más ligados con el crimen organizado.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.