Coronavirus: aplausos masivos en España para homenajear al personal sanitario

En una Madrid desierta, los ciudadanos hicieron ruido para decirles "gracias" a los médicos que están trabajando en este momento de crisis
En una Madrid desierta, los ciudadanos hicieron ruido para decirles "gracias" a los médicos que están trabajando en este momento de crisis Fuente: Reuters
Lucía Fortin
(0)
15 de marzo de 2020  • 12:13

A las 10 de la noche del sábado, España se fundió en un aplauso. Convocados por un mensaje de Whatsapp, los ciudadanos de distintos puntos del país europeo salieron a sus balcones y ventanas para agradecer la labor del personal sanitario en un momento en que el Covid-19 está paralizando el país.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez , había declarado esa misma mañana el estado de alarma , una medida que se toma ante catástrofes como terremotos, inundaciones, crisis sanitarias y cuando dejan de funcionar los servicios esenciales para la comunidad.

Con este decreto, el Gobierno le exigió a la ciudadanía que no circule por la vía pública durante los siguientes 15 días, a menos que sea para adquirir productos de primera necesidad o farmacéuticos, para ser asistido por un médico, para trabajar, para volver a la residencia habitual, para cuidar a las personas que lo necesiten y para atender causas de fuerza mayor. De no cumplir con esto, se aplicarían multas de entre 500 y 2000 euros y hasta podrían haber penas de prisión.

Un "gracias" comunitario

Giuliana Locane (28) es argentina y trabaja como educadora en Madrid, donde vive hace un año y medio. Desde la capital española, cuenta a LA NACION que sus salidas se limitan al supermercado y a la panadería, donde las colas tienen que ser de al menos un metro entre cada persona. A su vez, las reuniones que mantiene con amigas se dan a través de la pantalla, ya que eligen las videollamadas para cumplir así con las medidas instaladas por el Gobierno.

Vive en el barrio madrileño de Salamanca, donde anoche, la paz que había reinado durante el día pasó a un segundo plano por los aplausos, cacerolazos, bocinazos y gritos de aliento que se generaron para el personal sanitario que está trabajando con foco en el coronavirus.

Desde las ventanas y balcones de los departamentos se escuchaban, según relatan residentes de diferentes barrios madrileños, mensajes de ánimo como "Bravo, bravo", "Viva España" y "Sí, se puede". Incluso un vecino se animó a tocar el himno español con un saxo e invitó a todos a cantar con él.

La emotiva demostración se aglutinó en las redes sociales bajo el hashtag #GraciasSanitarios.

Por otra parte, Giuliana relata otra anécdota sobre la solidaridad que despertó en las personas este momento de crisis. "Hay gente que está dejando carteles en los ascensores para ofrecerse a hacerles las compras a los ancianos de su edificio. Es muy lindo lo que se está generando", describe.

El solidario mensaje para ayudar a los ancianos en pleno coronavirus. Crédito: Giuliana Locane.
El solidario mensaje para ayudar a los ancianos en pleno coronavirus. Crédito: Giuliana Locane.

En la zona del Parque del Retiro, un lugar que cerró en los últimos días para extremar medidas y que fue siempre muy concurrido tanto por residentes como por turistas, la gente también se ordenó para, a las 22, aplaudir al personal médico que está atendiendo la situación. Así lo describió Rocío Muñóz-Ledo, estudiante de Máster mexicana y vecina del barrio.

Estar del otro lado

Sin embargo, Madrid no fue la única protagonista de los aplausos. Los agradecimientos se hicieron eco también en varias localidades del país, como Alicante, Asturias, Sevilla y Barcelona .

En la ciudad catalana, vive la médica argentina Jesica Alonso Torres (31), quien trabaja en el control de infecciones de enfermedades infecciosas en el Hospital Bellvitge.

Si bien hasta el momento no estuvo en contacto directo con personas diagnosticadas con coronavirus, Jesica describe a LA NACION que su trabajo es organizar en qué sector van a ser internados los pacientes y qué tipo de aislamiento necesitan.

"Si bien yo siento que no hice nada hasta ahora, me emocionó un montón", dice sobre el aplauso que se escuchó en la noche del sábado. Y continúa: "Es terrible el estrés que genera para el personal estar corriendo de acá para allá en el hospital. El teléfono de guardia no para de sonar ni por un minuto en estos días".

Además, añade, hay trabajadores de salud que se contagiaron, lo que significa menos gente para seguir atendiendo. De todas formas, concluye que el sistema sanitario público español le parece "excelente". "Desde la formación del personal, la velocidad del diagnóstico y hasta la infraestructura. En general, la población elige la salud pública antes que la privada", señala.

Pablo Salvadores, médico argentino de 28 años, también trabaja en Barcelona, en el Hospital Clínic, donde está haciendo su último año de la rotación.

"Hasta el jueves todo fue igual que siempre, se trabajó con normalidad", describe a LA NACION y agrega que, luego de que se suspendan las reuniones de más de 15 personas en el hospital, el viernes se redujo el personal administrativo a la mitad y se cancelaron la mayoría de las cirugías programadas.

En medio de esta situación atípica, cuenta que hasta ahora no hubo faltantes de camas en su lugar de trabajo. A su vez, dice, la gente tomó conciencia y no acude a la guardia para atender cuestiones menores.

"Lo de los aplausos de anoche la verdad que sí fue medio emocionante. Movió un poco los sentimientos", confiesa. Y sigue: "Pero está bueno que al fin se valoren estas posiciones y ahora todavía más. Porque en Argentina, por ejemplo, los médicos y residentes están mal pagos y al final son los que hacen mover a los hospitales públicos", reflexiona.

Mantiene también que "está bueno que la gente empiece a concientizar acerca del trabajo de riesgo que es la medicina, donde los médicos, enfermeros y camilleros están en contacto" con personas infectadas.

Más agradecimientos

Hasta el momento en que se redactó esta nota, España contaba con más de 6.400 contagiados y con 192 muertos, de acuerdo con los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad.

El "gracias" del sábado fue tan solo el principio de un reconocimiento al personal sanitario que pareciera que va a seguir por un tiempo. Según comenta la prensa española, en la noche del domingo, a las 20 (hora local), la gente volverá a salir a los balcones a aplaudir a médicos y enfermeros, con prendas blancas, como símbolo de la salud, un valor que por estos días, lamentablemente, escasea.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.