Coronavirus: quién es la "Batwoman" que experimenta con murciélagos en Wuhan

Científicas chinas en el laboratorio de Wuhan
Científicas chinas en el laboratorio de Wuhan Fuente: AFP
(0)
6 de mayo de 2020  • 09:14

PEKÍN.- Se llama Shi Zhengli , pero es mejor conocida como "Batwoman", una viróloga que experimenta con murciélagos en el controvertido laboratorio de Wuhan que, según intenta demostrar la narrativa del gobierno de Donald Trump , estaría detrás del origen del coronavirus que infectó al mundo.

En estos meses su nombre estuvo vinculado tanto a la ciencia como a la política y el espionaje. Se la creyó víctima del régimen de Xi Jinping en su intento de silenciar las voces que pretendían alertar sobre el Covid-19. Y luego se la creyó exiliada en Occidente, escapalabndo de la persecución de los esbirros del Partido Comunista Chino.

La misma Shi se encargó de desmentir los rumores que circulaban en las redes sociales de que había intentado desertar del régimen de Pekín. Esas versiones estaban condimentadas con una dosis de suspenso por lo que, según decían, la científica llevaba consigo: cientos de documentos confidenciales que pensaba entregar a los norteamericanos .

Shi, una reconocida investigadora en coronavirus derivados de murciélagos , escribió el sábado pasado en WeChat, un servicio de mensajería chino, que ni ella ni su familia habían abandonado China y no tenían intenciones de hacerlo.

"¡Todo está bien para mi familia y para mí, queridos amigos!", escribió la científica , y acompañó su mensaje con nueve fotos. El post fue retomado por The Global Times , un diario vinculado al Partido Comunista Chino. "No importan las dificultades, eso (la deserción) nunca pasará. No hicimos nada mal. Con una sólida confianza en la ciencia, veremos el día en que se despejen las nubes y el sol vuelva a brillar", agregó.

El controvertido laborario de Wuhan
El controvertido laborario de Wuhan Fuente: AFP

Shi es una reconocida viróloga, conocida internacionalmente por su trabajo con los coronavirus de murciélago en su laboratorio en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV). Los rumores afirmaban que había sido "silenciada" por el gobierno tras el brote inicial en medio de la desaparición de otros científicos que trabajaban en Wuhan.

Las versiones sobre el escape de Shi llegaron tras un documento de inteligencia de las agencias occidentales según el cual China mintió sobre el origen y la gravedad del coronavirus, entre otras faltas que facilitaron la difusión y el deterioro de la crisis, y que reafirmaron las repetidas denuncias de Estados Unidos en ese sentido .

Shi estudia los virus en murciélagos del sur de China desde 2004. La investigación comenzó para comprender el brote del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), la primera gran epidemia del siglo XXI, que comenzó a propagarse en 2002.

Su avance se produjo en 2013, cuando recolectó una muestra de heces de murciélago de una cueva en la provincia de Yunnan, que tenía un virus similar al nuevo coronavirus que azota al mundo desde fines de 2019.

El equipo de Shi trabajó para alterar partes del coronavirus para analizar si podían transmitirse de una especie a otra. Dos años después, en una investigación en conjunto con la Universidad de Carolina del Norte, el laboratorio de Shi llegó a la conclusión de que el virus podía saltar de murciélagos a humanos y que no había un tratamiento conocido .

A pesar de las controversias políticas, Shi sigue adelante con su investigación, que según ella es más importante que nunca para prevenir una nueva pandemia. "Los coronavirus transmitidos por murciélagos causarán más brotes", dijo a la revista Scientific American . "Debemos encontrarlos antes de que nos encuentren a nosotros".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.