Donald Trump fue la estrella del primer debate presidencial republicano en Estados Unidos