Fue el último foco bélico en América latina. Ecuador y Perú aceptaron un histórico pacto de paz