El blanco terrorista es Europa, no sus Estados