El calentamiento en Australia, tan dramático en la tierra como en el mar

Un bombero, ante el avance de las llamas en Orangeville, al sur de Sídney
Un bombero, ante el avance de las llamas en Orangeville, al sur de Sídney Crédito: Matthew Abbot / NYT
Mientras avanzan los incendios, los expertos advierten sobre el impacto del alza de la temperatura en las aguas del sur, que cuadruplica el promedio global
Daniel Fears
(0)
28 de diciembre de 2019  

BRUNY ISLAND, Tasmania.- Las gigantescas algas kelp que habitan las aguas australianas ya se estaban cocinando desde mucho antes de que el mar levantara fiebre y alcanzara temperaturas inauditas.

Rodney Dillon ya lo había advertido hace varios años, cuando un día se calzó su traje de neoprene y se sumergió en la bahía Trumpeter para cazar su plato favorito: un enorme molusco marino llamado abulón. Mientras atravesaba esa tupida selva submarina de kelp, notó que "se había vuelto viscosa". No bien salió del agua, llamó a un investigador de la Universidad de Tasmania, en la cercana ciudad de Hobart. "Les pedí que vinieran a ver qué pasaba, porque las algas se estaban muriendo".

El cambió climático había llegado a Tasmania, este estado insular de Australia tan cerca del fin del mundo, y el alga kelp gigante que proliferaba en sus aguas fue una de las primeras cosas que murieron.

Durante las últimas décadas, el índice de calentamiento de las aguas que rodean Tasmania, el estado más austral de Australia y puerta de entrada al Polo Sur, casi cuadruplicó el promedio a nivel global. Como consecuencia, ya murió más del 95% del alga kelp gigante, un bosque sumergido de plantas de diez metros de altura, hábitat de algunas de las criaturas marinas más raras del planeta.

El kelp gigante se había ido extendiendo por toda la rocosa costa oriental de Tasmania a lo largo de la historia. Ahora quedó reducido a un diminuto parche de agua cerca de Southport, en el extremo sur de la isla, donde el agua es más fría.

Los climatólogos ya determinaron que es esencial que las temperaturas globales no suban más de 1,5°C por encima del promedio de la era preindustrial si se quiere evitar una catástrofe irreversible. El mar de Tasmania ya superó holgadamente ese umbral.

Casi una décima parte del planeta ya se calentó 2°C desde fines del siglo XIX, y el auge de la temperatura relacionada con la actividad humana transformó varios lugares de la Tierra.

En Estados Unidos, uno de los estados que se calientan a mayor velocidad es Nueva Jersey, donde el invierno promedio actualmente es tan templado que los lagos no llegan a congelarse. Algunas islas de Canadá se hunden en el mar, ahora que se derritió parte del manto de hielo marino que las protegía de las olas.

Desde Japón hasta Uruguay, pasando por Angola, la industria pesquera se resiente por el calentamiento de las aguas. La tundra ártica que se está derritiendo en Siberia y Alaska deja expuestos los restos de mamuts peludos sepultados en el hielo desde hace miles de años y al mismo tiempo inunda los cementerios de pueblos originarios que viven en ese mundo gélido desde hace siglos.

Australia es un compendio perfecto de los horrores del cambio climático: los incendios devoran descontroladamente los suburbios de su ciudad más icónica, Sídney, mientras una sequía consume gran parte del país.

En Nueva Gales del Sur hay casi 100 focos activos de incendios, y casi la mitad están fuera de control. Los habitantes de ese estado, donde también está Sídney, están obligados a respirar a través de barbijos, para no inhalar un humo espeso que ya se extendió 1000 kilómetros al sur, hasta las afueras de Melbourne.

Una franja del mar de Tasmania a lo largo de la costa oriental de la isla ya está a punto de alcanzar los 2°C de calentamiento promedio. En los últimos años, dos de las más severas olas de calor marinas de la historia se dieron seguidas: 2015 y 2016. En el pasado, las olas de calor en la región solían durar dos meses, pero estas últimas se extendieron durante ocho meses.

El calentamiento de las aguas de Tasmania no solo está matando el bosque de algas kelp gigantes, sino que también modifica la vida de los animales marinos. Las especies de aguas templadas están migrando al sur, donde hace unos años no habrían sobrevivido. Pero las especies de aguas frías no tienen adónde ir. No pueden vivir en el abismo de aguas profundas que se abre entre el extremo sur de Tasmania y la Antártida.

A fines de noviembre se viralizó un video descorazonador: un oso koala atravesando lentamente el bosque en llamas. El animal tuvo que ser sacrificado días después debido a la gravedad de las quemaduras, pero fue apenas una víctima más de los incendios que se desataron en la primavera y siguen activos durante el verano.

Protesta

A principios de diciembre, una mujer de Nueva Gales del Sur se presentó ante las puertas del Parlamento de Australia con restos carbonizados de su casa con un mensaje para el primer ministro, Scott Morrison. "Tu crisis climática destruyó mi hogar", escribió Melinda Plesman, con enormes letras rojas en su cartel.

Pero la tragedia bajo el agua es mucho peor. En 1950, el kelp gigante se extendía sobre nueve millones de m2 como una espesa faja a lo largo de la costa de Tasmania, dice Cayne Layton, investigador del Instituto de Estudios Marinos de Australia. Ahora cubre apenas 500.000 m2, en pequeños parches sobre la línea costera. El bosque de kelp "es tan importante como los bosques en tierra", señala Layton. "O sea que imaginar un mundo sin kelp es como imaginar un mundo sin árboles".

Según datos compilados por Gretta Pecl, académica de la Universidad de Tasmania, donde antes prosperaba el kelp gigante ahora acechan las algas tóxicas.

"Las proyecciones para la industria pesquera del sur de Tasmania, que representa casi la totalidad de la pesca de Australia, son de caída de la producción", advierte Craig Johnson, ecologista de la Universidad de Tasmania. "No es precisamente una historia alegre".

The Washington Post

Traducción Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.