El plan republicano extendería la hegemonía blanca hasta 2049