El príncipe saudita se lleva más que la efusividad de Putin: un fuerte apoyo de Xi