Elecciones en EE.UU.: ¿se convirtió el país en un Estado fallido?