Quién es Amy Barrett, la ferviente católica y conservadora elegida por Trump para la Corte

La jueza Amy Coney Barrett
La jueza Amy Coney Barrett Fuente: Reuters
(0)
26 de septiembre de 2020  • 17:58

WASHINGTON.- Amy Coney Barrett , la elegida por Donald Trump como candidata para suceder a Ruth Bader Ginsburg , es madre de siete hijos (incluidos dos adoptados en Haití y uno con síndrome de Down), tiene toda una vida como ferviente activista católica y cuenta con una gran carrera.

La magistrada se graduó con honores en la Universidad Católica de Notre-Dame, en Indiana, y también ejerce la docencia y la profesión como magistrada.

En las austeras salas de la Corte Suprema, hace 22 años se convirtió en la discípula predilecta del juez conservador Antonin Scalia, fallecido en 2016.

En 2017 vino la consagración con el nombramiento como jueza de la Corte de Apelaciones de Chicago. Trump pensó en ella en 2018 para ocupar el puesto en el Tribunal Superior, que luego fue confiado a Brett Kavanaugh. Y eso no se debió a un rechazo, pues los bien informados sostienen que el presidente decidió quedarse con la carta Barrett precisamente para la posible sucesión de Ginsburg.

Ahora Amy, de 48 años, puede ser la más joven de los miembros de la Corte, con el potencial de influir en la jurisprudencia estadounidense durante décadas. Y no podría ser más diferente del ícono liberal, Ruth Bader Ginsburg, recientemente fallecida y a quien todo Estados Unidos le rindió homenaje en los últimos días.

Como docente, se la conoce como una figura popular y provocativa en el aula. "Mi papel como académica era estar fuera del sistema y provocar que los estudiantes de Derecho pensaran detenidamente sobre cómo funciona el sistema. A veces eso implica críticas al sistema. Un juez, por el contrario, opera dentro del sistema, y su deber es aplicar la ley tal como existe", escribió.

Al crecer en un ambiente católico conservador, también afiliada a una controvertida comunidad cristiana llamada "People of Praise", desarrolló a lo largo de los años una visión fuertemente contraria al aborto. Por esta razón, es vista por los detractores como la elección en manos de los republicanos para revertir años de luchas y conquistas por los derechos de las mujeres.

Barrett es la apuesta de Trump para suceder a la fallecida Ruth Ginsburg e inclinar más decididamente la balanza ideológica de la Corte Suprema
Barrett es la apuesta de Trump para suceder a la fallecida Ruth Ginsburg e inclinar más decididamente la balanza ideológica de la Corte Suprema Fuente: AFP

Aunque la propia Barrett dijo repetidamente que es "muy improbable" que la Corte Suprema revoque en el futuro el histórico fallo de 1973 que legalizó el aborto en los Estados Unidos, conocido como Roe vs Wade.

"El elemento fundamental del derecho de la mujer a elegir probablemente se mantendrá", dijo, y señaló que la apuesta pasa por las restricciones que puedan adoptarse a nivel de los estados individuales y sobre la financiación pública para apoyar el aborto, impugnada por los conservadores.

En la mira de Barrett también se encuentra la Affordable Care Act, más conocida como Obamacare, la reforma de salud lanzada en 2010 por el expresidente Barack Obama y que a los republicanos definitivamente les gustaría hundir.

En 2017, la senadora demócrata Dianne Feinstein, durante la audiencia en el Congreso para confirmar el nombramiento de Barret como jueza de la Corte de Apelaciones, la calificó de demasiado dogmática, una mujer que "cree firmemente que sus creencias religiosas deben prevalecer".

Sin querer, fue una ayuda para Barrett, quien desde entonces se convirtió en una especie de heroína en los círculos conservadores.

Cuando Trump la entrevistó por primera vez para la vacante anterior de la Corte Suprema, algunos asesores de la Casa Blanca filtraron la noticia de que había una falta de química. Independientemente de si eso era cierto, el profesor de Derecho de Indiana Steve Sanders dijo que sus temperamentos naturales parecen estar en desacuerdo.

Sanders, quien estudió el historial de Barrett, dijo sobre su breve mandato en la Corte de Apelaciones: "No demostró mucha audacia. No se labró un nicho especial. Creo que está siendo cautelosa" porque el centro de atención estuvo en ella desde el principio".

Y agregó, refiriéndose a su comportamiento igualmente reservado: "No tengo la impresión de que sea el tipo de persona con la que simplemente servirías un vaso de whisky al final del día y tendrías una conversación libre. Parece correcta y conservadora en su presentación personal".

Agencia ANSA

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.