Golpe al separatismo. En Edimburgo, festejos medidos y advertencias