En la costa oeste de EE.UU., el boom económico y el de indigentes van de la mano