Manipulación. En Venezuela, la inflación es apta para retoques