Escasez y destrozos en una capital que fue zona de guerra