España, inmersa en una surrealista disputa por una "ley de lenguas"

El gobierno de Aragón quitó el estatus de idioma oficial al catalán y al aragonés
Martín Rodríguez Yebra
(0)
13 de mayo de 2013  

MADRID.- El viernes pasado, 60.000 personas en el este de Aragón se despertaron hablando en lapao. Otras 12.000, un poco más al Norte, descubrieron que de repente dialogaban en lapapyp.

Podría ser un guión de Luis Buñuel, el genio surrealista de esas tierras. Pero no. La escena pertenece a la vida real y desató una disputa política de primer orden mientras media España se mata de risa.

¿Qué pasó? Las cortes de Aragón sancionaron una nueva "ley de lenguas" que les quita el estatus de idioma oficial en la región al catalán y al aragonés, hablados por el 5% de la población local, y los rebautiza. Nacen así la Lengua Aragonesa Propia del Área Oriental (lapao) y la Lengua Aragonesa Propia de las Áreas Pirenaica y Prepirenaica (lapapyp).

El gobierno de Cataluña reaccionó enardecido: lo consideró un "atentado político" y relacionó la medida con un intento de minar su proceso soberanista. "Es lamentable la obsesión de determinado españolismo por acallar nuestro idioma", se indignó el consejero de Cultura de la Generalitat, Ferrán Mascarell. Y amenazó con presentar una demanda ante el Tribunal Constitucional contra la vecina Aragón.

En Barcelona acusan al Partido Popular (PP), que gobierna en la región aragonesa, de atacar la "unidad del catalán", de la misma forma en que llevan años reclamando que se reconozca como catalán el idioma que se habla en Valencia y al que el estatuto de esa comunidad autónoma llama valenciá.

El lenguaje, bandera del catalanismo, es motivo cada vez más habitual de disputa con el gobierno central. El anterior episodio serio había ocurrido en abril, a partir de un fallo del Tribunal Supremo, que ordenó a la Generalitat garantizar el dictado de clases en castellano en las escuelas públicas cuando un alumno lo solicite. El gobierno catalán se rebeló contra la medida y la calificó de una "intromisión" en su autonomía.

"¡Qué ridículo! Ahora hablo lapao", escribió en Twitter el viernes Josep Duran i Lleida, líder del bloque parlamentario de Convergència i Unió (CiU), el partido que gobierna Cataluña.

Menos heridos, miles de usuarios de la red social convirtieron la polémica del lapao y el lapapyp en trending topic y, como dicen aquí, se lo tomaron a "cachondeo". "Ojo, lapao no es un corte de pelo en China", tipeó un usuario. Otros jugaron con las siglas: proponen crear la "lepra" como idioma oficial del sur de España (Lengua Propia de la Región Andaluza) y el "lacsor" para la Argentina (Lengua Americana del Cono Sur Oriental). También circulan cartelitos graciosos con la leyenda: "Se habla lapapyp".

En Aragón aprobar la ley fue un proceso traumático. El socialismo y toda la oposición la rechazaron, y la calificaron de "ridícula". El anterior gobierno aragonés, del PSOE, había aprobado en 2011 la norma que dio al catalán estatus de idioma oficial en esa región de 1,3 millones de habitantes.

El PP alegó que aquella medida diluía la riqueza lingüística propia y ponía en riesgo la supervivencia del patrimonio cultural aragonés.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.