Francesco: cómo es el nuevo documental sobre el Papa y qué dijo su director

El Papa, cuando saludó tiempo atrás al final de una audiencia al director del nuevo documental, el cineasta ruso nominado al Oscar, Evgeny Afineevsky
El Papa, cuando saludó tiempo atrás al final de una audiencia al director del nuevo documental, el cineasta ruso nominado al Oscar, Evgeny Afineevsky Crédito: Osservatore Romano
Elisabetta Piqué
(0)
21 de octubre de 2020  • 15:58

ROMA.- Francesco, el documental del cineasta ruso nominado al Oscar, Evgeny Afineevsky, es mucho más que la frase sobre la necesidad de una ley de convivencia civil para los homosexuales que hoy fue noticia. Abarca muchísimos otros temas globales que siempre estuvieron al centro de la atención del pontificado del papa argentino -los refugiados, los excluidos, el cambio climático, los muros, las guerras, la actual pandemia, el rol de las mujeres, el escándalo de abusos sexuales- y, como dijo Afineevsky en una entrevista con LA NACION, "se alinea con su última encíclica, Fratelli Tutti".

"Así como la encíclica puede ser interpretada como un virtual testamento de un ser humano que llama a la fraternidad para que haya un cambio, la película también intenta demostrar que el cambio es posible", dijo Afineevski, que no es católico, sino judío no practicante nacido hace 48 años en Kazan, Rusia; de chico emigró a Israel y hoy vive en Estados Unidos.

Con otros documentales en su haber, como uno sobre la terrible guerra en Siria e interesado desde siempre en el drama de los refugiados, Afineevski contó que trabajó tres años para realizar Francesco, film que lo hizo viajar a diversas partes del mundo, para recorrer y tocar con mano los efectos que tuvieron los viajes internacionales del Papa a países de la periferia del planeta, como por ejemplo la República Centroafricana, Bangladesh, las islas de Lampedusa y Lesbos, entre muchos otros. "Sitios del planeta con conflictos olvidados que el Papa volvió a poner bajo de la atención de los medios y donde sus mensaje de paz y reconciliación y sus gestos concretos provocaron cambios concretos", explicó.

El cineasta contó que la película surgió a partir de su observación del mundo actual, plagado de conflictos, injusticias, violencia, guerras y desastres climáticos, creados por los humanos. "Un amigo me sugirió hacer algo sobre el papa Francisco, pero la verdad es que no quería hacer nada religioso... Él insistió, me puse a investigar y me di cuenta que a través suyo podía navegar a través de los desastres, pero enviando un mensaje de esperanza, de que es posible el cambio", contó.

Afineevsky por supuesto también viajó a Buenos Aires para el documental, donde en dos semanas entrevistó a muchas personas cercanas al entonces arzobispo de Buenos Aires, entre ellas su exvocero, el padre Guillermo Marcó; sus amigos judío y musulmán, el rabino Abraham Skorka y Omar Abboud -que en su histórico viaje a Tierra Santa se fundieron en un abrazo ante el Muro de los Lamentos, como evoca el film-; un sobrino, y otros varios testimonios.

Francisco, en la audiencia de hoy en el Vaticano
Francisco, en la audiencia de hoy en el Vaticano Fuente: AFP

"Se transformó así en una película no sobre el papa Francisco, sino un film sobre una humanidad que comete errores, que está formada por pecadores.... Como dice el Papa, citando a Oscar Wilde, 'cada santo tiene un pasado y cada pecador tiene un futuro'", destacó el director. "Y la idea de la película es asociar todos los desastres del mundo, incluso la pandemia, que es una luz roja, un momento de la historia que nos pone en un rincón, porque tenemos que decidir qué dejamos atrás, todas nuestras acciones idiotas y qué es realmente importante como para llevarnos al futuro", agregó.

En la película aparecen varios prelados muy cercanos a Francisco, como el cardenal filipino Luis Antonio Tagle y el arzobispo de Malta y secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Charles Scicluna, experto en la lucha contra la pedofilia en el clero, que viajó a Chile para desentrañar una atroz trama de abusos sexuales de conciencia y de poder que decapitó a medio episcopado. En un momento del documental asegura que Francisco "es el papa justo en el momento justo".

El film, que dura casi dos horas, comienza con la impactante escena del Papa solo en la Plaza San Pedro del 27 de marzo pasado, cuando rezó por el fin de la pandemia. Y concluye con una escena diametralmente distinta, de contraste: la de la plaza llena de gente expectante y festiva, del día de su elección, el 13 de marzo de 2013.

"La pandemia nos tiene que hacer repensar si queremos ser víctimas del pasado u héroes del futuro", comentó el cineasta, que no ocultó que quedó fuertemente impactado por Francisco, una persona que nunca le pareció distante o superior, sino que se presentó en sus entrevistas muy simple y humilde. "Además, pese a su edad, es un líder que no teme decir perdón, lo siento, me equivoqué; es una persona que escucha, que sabe expresarse y que, más allá de las palabras, actúa y sigue aprendiendo todos los días qué pasa en la sociedad", opinó.

"En nuestro mundo tenemos grandes dificultades en decir 'me equivoqué'... Ningún líder político lo hace, nadie se hace cargo de los desastres... Pero él muestra un ejemplo de verdadero liderazgo cuando dice 'lo siento' públicamente, algo extraordinario", añadió.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.