La caída en la demanda, el gran perjuicio para la Argentina