La inmigración y el Estado de Bienestar agitan una atípica campaña en el país más feliz

Las calles de Helsinski invadidas por las campañas de los distintos candidatos. Será una elección reñida en donde se espera que ningún candidato supere el 20% de los votos. Cambio climático, inmigración y estado de bienestar los ejes de la campaña.
Las calles de Helsinski invadidas por las campañas de los distintos candidatos. Será una elección reñida en donde se espera que ningún candidato supere el 20% de los votos. Cambio climático, inmigración y estado de bienestar los ejes de la campaña. Fuente: AP
(0)
12 de abril de 2019  • 12:06

HELSINKI.- Cuando hay elecciones, hasta en el país más feliz del mundo asoman sus lados más oscuros. Finlandia repitió en 2018 por segundo año consecutivo el lugar más alto en el podio como el país más feliz del mundo para las Naciones Unidas.. Pero pasado mañana los finlandeses enfrentan elecciones parlamentarias y la campaña hace que emerjan los problemas de los habitantes del país nórdico.

La inmigración y el achicamiento del Estado del Bienestar, dañado tras cuatro años de recortes en los servicios sociales, fueron los temas más espinosos que atravesaron la campaña. Los ultraderechistas Verdaderos Finlandeses, liderados por Jussi Halla-aho, fueron los encargados de poner estas problemáticas en el centro de la contienda electoral y obligaron así a todos los partidos expresarse al respecto.

Los candidatos al terminar el debate televisado.
Los candidatos al terminar el debate televisado. Fuente: AP

Los problemas derivados de la inmigración, el tema favorito de los Verdaderos Finlandeses, tuvieron un protagonismo destacado durante la campaña, especialmente a raíz de una serie de casos de abusos sexuales a menores presuntamente cometidos por inmigrantes y refugiados de origen árabe en la ciudad norteña de Oulu. Estos casos contribuyeron a que el partido de extrema derecha recupere parte del apoyo popular.

Los recortes en el sagrado Estado de Bienestar finlandés y el empeoramiento de los servicios públicos que estos generaron llevaron al centro del debate electoral cuestionamientos sobre la evolución en la calidad de los mismos. Ni siquiera el sistema educativo finlandés, estandarte internacional, se salvó de las críticas de los candidatos. "Necesitamos invertir más dinero en educación, porque hemos dañado nuestro propio sistema educativo en los últimos años", explicó Antti Rinne, líder socialdemócrata y candidato con más opciones a convertirse en el próximo primer ministro.

Los subsidios al desempleo y el sistema sanitario están también bajo la mira en Finlandia y son los principales motivos de asperezas políticas en el país. La cuestión sanitaria llegó hasta costarle el cargo al exprimer ministro Juha Sipilä el mes pasado, cuando el Parlamento no aprobó su ambicioso plan de reformar sanitaria que pretendía centralizar el sistema y privatizar algunos aspectos de los servicios sobre todo aquellos relacionados con la tercera edad.

Los partidos están de acuerdo en que el sistema necesita ser reformado, no eluden su reforma, pero no coinciden en la manera de efectuarla. La cuestión está en el envejecimiento de la población. Las estadísticas muestran que para 2030, un cuarto de los 5,5 millones de habitantes del boscoso país tendrá más de 65 años y, por tanto, hará cada vez más uso de los servicios sanitarios.

El clima

En un momento en el que los jóvenes están liderando la defensa del medio ambiente, el cambio climático es otra de las cuestiones que se impusieron en la campaña al punto que algunos hablaron de "elecciones climáticas". Es la primera vez que todos los partidos, excepto los Verdaderos Finlandeses -que abogan por políticas climáticas "moderadas", según su líder, llevan en su agenda grandes compromisos para reducir las emisiones contaminantes.

El líder ultraderechista Jussi Halla-aho del partido Verdaderos Finlandeses en plena campaña.
El líder ultraderechista Jussi Halla-aho del partido Verdaderos Finlandeses en plena campaña. Fuente: Reuters

Concretamente se debate la instalación del "Tren Artico" que partirá en dos la helada Laponia (de Romanievi hasta Kirkens, en la costa noruega) para fomentar el comercio debido a las nuevas rutas marítimas hacia Asia que emergen. La controversia se levantó en Finlandia cuando Helsinki aprobó la construcción del Corredor Ártico sin consultar al Parlamento. Este tema influirá en los finlandeses a la hora de emitir su voto.

Las encuestas

Según el diario español El País, los últimos sondeos dan como vencedor a los socialdemócratas de Antti Rinne (19%), a contra tendencia de los demás países de la UE, donde el populismo de derecha sube como la espuma. La gran sorpresa, sin embargo, viene de la mano de los Verdes. El líder ecologista, Pekka Haavisto, lleva meses en ascenso, con una probable coalición rojiverde, según las encuestas.

Los ultras Verdaderos Finlandeses (VF) se estancan en torno al 14%, según los diferentes sondeos. Aunque en los últimos días mantienen un aumento sostenido que, de seguir, podría llevarles hasta el segundo puesto superando a la derecha tradicional de Coalición Nacional. "Estamos un poco preocupados", asegura Petteri Orpo, líder conservador.

Además de los partidos tradicionales, en estos comicios concurren varias formaciones nuevas de distinto signo, lo que fragementó el espectro político y, por consiguiente, también el voto del electorado. Podría ser la primera vez en la historia de Finlandia en que ningún partido supere el 20% de los votos, lo que hace prever unas complicadas negociaciones para formar gobierno, ya que será necesario crear una amplia coalición de al menos tres o cuatro partidos.

Diario El País

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.