La realeza británica recupera su esplendor