Las FARC liberaron al ciclista secuestrado

(0)
6 de marzo de 2000  

BOGOTA.- Tras 24 horas de angustia fue liberado ayer Luis "Lucho" Herrera, considerado la mayor gloria del ciclismo colombiano, que había sido secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la mayor guerrilla del país. El presidente Andrés Pastrana interpretó su liberación como "un verdadero gesto de paz".

"Gracias a Dios me encuentro muy bien y contento de estar en libertad", dijo Herrera en una entrevista con la cadena RCN, tras ser dejado en libertad cerca del municipio de Tocaima, 55 kilómetros al sur de Bogotá, no muy lejos de la casa campestre de sus padres, donde había sido privado de libertad por cinco hombres armados.

"Me tranquilicé cuando me dijeron que eran de la guerrilla. Me trataron muy bien, me tuvieron en un carro con los ojos vendados", agregó Herrera.

Según el general Alfonso Arellano, director operativo de la policía, los secuestradores, presionados por la persecución militar y policial, lo liberaron en la madrugada de ayer. Herrera ratificó que los insurgentes vieron los noticieros de TV en los cuales se anunciaba una gran operación contra la guerrilla, y que por eso decidieron dejarlo ir.

"Tuve que caminar 6 horas para emprender el regreso a casa", agregó Herrera, que fue recibido con júbilo en una ruta de Tocaima por su hermano.

El secuestro de Herrera, de 38 años, que en 1995 dejó la bicicleta para dedicarse a la ganadería, provocó el rechazo de la nación, y su liberación fue recibida con alegría. El presidente Pastrana dijo que la decisión de la guerrilla "consolida un proceso de paz al que aspiran todos los colombianos".

Herrera era un humilde campesino que llegó a convertirse en el mejor escalador mundial de montañas en bicicleta. Ganó la Vuelta a Colombia en cuatro oportunidades y otras importantes carreras como el Tour de Francia, el Giro de Italia y la Vuelta a España. Con el dinero ganado compró una hacienda ganadera en Fusagasugá.

Muertos en combates

En tanto, la violencia continuaba en el país y al menos 30 personas murieron el fin de semana en diversas localidades de Colombia, en hechos atribuidos por las autoridades a los paramilitares de extrema derecha y los guerrilleros izquierdistas.

Los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) irrumpieron en la madrugada del domingo en un caserío del municipio de Yondó (380 kilómetros al norte de Bogotá) y asesinaron a por lo menos seis campesinos, informó el alcalde de la localidad, Eliseo Gaona. También secuestraron a dos labriegos.

En tanto, el comando del ejército indicó que seis guerrilleros de las FARC fueron abatidos en un combate en la localidad de Aguadas (310 kilómetros al oeste de Bogotá) y que tres insurgentes de esa facción murieron en un enfrentamiento con las tropas en la localidad de Pajarito (280 kilómetros al Nordeste), tres en San Carlos (460 kilómetros al Noroeste) y otro en Granada (160 kilómetros al Sudeste).

Además, cuatro soldados murieron en diversas incursiones rebeldes en localidades del departamento de Antioquia (Noroeste).

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?