Merkel y Macron renuevan sus votos en medio de la ola nacionalista

Macron y Merkel, ayer, al firmar el acuerdo en Aquisgrán
Macron y Merkel, ayer, al firmar el acuerdo en Aquisgrán
Con un nuevo tratado, fortalecieron la relación bilateral y reafirmaron su plan de crear a largo plazo un "ejército europeo"
Luisa Corradini
(0)
23 de enero de 2019  

PARÍS.- En abierto desafío a la política aislacionista de Donald Trump , la canciller alemana, Angela Merkel , y el presidente francés, Emmanuel Macron , reafirmaron ayer la voluntad de sus dos países de crear -a largo plazo- un "ejército europeo" y fortalecer la relación bilateral, motor principal de la construcción europea.

El gesto de Merkel y Macron cobró especial importancia porque estuvo precedido, en los últimos días, de una gigantesca campaña de fake news y teorías conspirativas promovidas por las agrupaciones de extrema derecha de ambos países.

A través de las redes sociales, sus dirigentes llegaron a denunciar a Macron por la supuesta entrega de las regiones francesas de Alsacia y Lorena a Alemania, el sometimiento de la política exterior al designio germano o la imaginaria decisión francesa de compartir entre los dos países la fuerza nuclear y su representación en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La voluntad de crear una fuerza militar europea quedó oficializada a través del nuevo tratado de cooperación franco-germano firmado en la ciudad alemana de Aquisgrán. Desde esa ciudad impregnada de historia, que en el siglo XI fue la capital del imperio de Carlomagno, Merkel recordó en su discurso que el documento, de 13 páginas y 28 artículos divididos en ocho capítulos, prevé el desarrollo de una "cultura militar y la creación de una industria militar comunes".

El nuevo tratado, que constituye un complemento del pacto del Elíseo firmado por el general Charles de Gaulle y el canciller Konrad Adenauer el 22 de enero de 1963, contempla la posibilidad de instituir un consejo franco-alemán de defensa y seguridad, y de operar "despliegues conjuntos" en caso de crisis internacionales.

Macron respaldó el enunciado de Merkel al afirmar que la construcción de un verdadero ejército europeo y la definición de una política exterior común permitirán defenderse "contra las potencias autoritarias" que han comenzado a surgir en todas partes.

El nuevo compromiso franco-alemán prevé una cláusula de solidaridad bilateral en caso de agresión contra uno de los dos países que refuerza la obligación de "asistencia recíproca" que existe en el pacto de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Ese principio se aplicará igualmente en caso de atentados.

La idea de una fuerza militar común, expuesta hace algunos meses por ambos dirigentes, había provocado la violenta reacción de Trump, que calificó ese proyecto de "insultante".

Además de su importancia estratégica, el principal aspecto del nuevo tratado es su significado simbólico, ya que sobreviene en un momento de crisis para la Unión Europea (UE) debido a la amenaza de populismos y nacionalismos, la proximidad de las elecciones europeas de mayo y la inminencia del retiro de Gran Bretaña del bloque (Brexit).

"Por primera vez, un Estado miembro dejará la UE", recordó Merkel, con la voz marcada por la emoción.

Las extremas derechas de ambos países denunciaron el acercamiento franco-alemán como una pérdida de soberanía. Marine Le Pen, líder del partido Reunificación Nacional (ex-Frente Nacional), lanzó una ofensiva de tuits y de mensajes por Facebook. Allí dijo que Francia "liquidaba" el rango de gran potencia al compartir con Berlín su representación ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

En la otra orilla del Rin, uno de los líderes del partido xenófobo Alternativa para Alemania (AfD), Alexander Gauland, acusó a los dos países de pretender crear una "súper UE dentro de la UE".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.