Mucho más que solo ira: el caso destruyó la confianza social