Por decisión del papa Francisco, Scholas Ocurrentes se convirtió en una fundación pontificia